26 de marzo de 2011

EL HOMBRE Sí LLEGÓ A LA LUNA

Médium : Jorge R. Olguín
Interlocutor : Horacio Velmont
Entidad que se presentó a dialogar : Johnakan Ur-el (Juan Zebedeo)
SESIÓN DEL 20/1/04

Interlocutor: Hay ciertos autores que sostienen que el hombre nunca llegó a la Luna, y exhiben fotografías del alunizaje, que yo personalmente he visto en Internet, donde se nota palmariamente algunas cosas extrañas, como por ejemplo sombras que no debieran estar allí si el hombre hubiera llegado verdaderamente al satélite.

Johnakan Ur-el: Desde ya, y lo ratifico expresamente, que el hombre sí llegó a la Luna, sí los astronautas han visto seres extraterrestres y sí han visto sus naves.

Interlocutor: ¿Pero a qué se deben esos aparentes errores en las fotografías?

Johnakan Ur-el: En todos los lugares, incluso dentro de la propia NASA, hay personas fanáticas que están en contra de que el hombre explore el espacio. ¿Qué hacen entonces? ¡Pues lo mismo que hacen las entidades del Error, transmiten falsedades mezcladas con verdades para que las mentiras sean aceptadas con mayor facilidad.

Interlocutor: Entiendo.

Johnakan Ur-el: Si todas las fotografías fueran trucadas, cualquiera, por lo burdo, se daría cuenta del engaño. ¿Pero qué sucedería si ponen, por ejemplo, de diez fotografías, dos trucadas al lado de ocho verdaderas? Automáticamente uno va a relacionar y exclamar: ¡Oh, aquí hay un error, entonces todas las fotografías son falsas y el hombre nunca llegó a la Luna! ¿Entiendes el punto?

Interlocutor: Sí, perfectamente.

Johnakan Ur-el: Bueno, eso es lo que han hecho.

Interlocutor: Lo que no entiendo bien es el motivo de que alguien se haya preocupado por hacer algo así. ¿Se trata acaso de una broma?

Johnakan Ur-el: No, no pasa por una broma. Lo que ocurre es que hay organismos que tratan de confundir, de anular los viajes espaciales. Son fundamentalistas pertenecientes a ramificaciones de determinadas religiones, incluso la Católica, que sostienen que los viajes espaciales son obra de Satanás y no de Dios.

Interlocutor: ¡Pero esta gente está dramatizando engramas que le dictan esa conducta aberrante!

Johnakan Ur-el: Así es. No te olvides lo que ya he dicho, que la religión, en definitiva, no es más que un implante engrámico.

Médium : Jorge R. Olguín
Interlocutor : Horacio Velmont
Entidad que se presentó a dialogar : L. Ronald Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología
SESIÓN DEL 15/11/02

Interlocutor: Pasando a nuestra Luna, Gurdieff hablaba de que se trataba de un planeta en formación. Yo personalmente no lo creo. También se habla de que hubo allí en tiempos remotos una civilización. ¿Qué hay de cierto en esto?

Ron Hubbard: Se cuenta que hace miles de años la Luna tenía una pequeña atmósfera que permitía la vida, y en un momento dado los selenitas entraron en guerra con la civilización de la Atlántida y ambas se destruyeron.

Interlocutor: ¿Fue así realmente?

Ron Hubbard: En absoluto, porque la Atlántida se extinguió por otras razones y no por una guerra con los supuestos selenitas.

Interlocutor: ¿La Atlántida se extinguió por pruebas de tipo nuclear que se les escapó de las manos?

Ron Hubbard: No. Los atlantes trabajaban con luz sólida y una falla en las instalaciones provocó un desequilibrio que destruyó la isla.

Interlocutor: ¿Es una falacia, entonces, lo de la civilización lunar?

Ron Hubbard: Totalmente.

Interlocutor: ¿Qué sucedió entonces con la Luna?

Ron Hubbard: La Luna es un satélite natural de la Tierra y en un momento determinado se la consideró un planeta doble, porque es el único satélite del sistema solar nuestro que tiene un tamaño muy grande con respecto al planeta. Fíjate que los satélites de otros planetas son muy diminutos en comparación con el satélite de la Tierra.

Interlocutor: ¿Entonces nunca hubo una civilización en la Luna?

Ron Hubbard: Civilización propia, no. Ha habido, y hay, asentamientos y bases extraterrestres, generalmente del otro lado de la Luna.

Interlocutor: Está claro. ¿Y para qué sirve un satélite en realidad?

Ron Hubbard: A la Tierra le sirve para regular las mareas, para las plantas, etc.

Interlocutor: ¿Sin perjuicio de que en el futuro pueda haber toda una civilización allí?

Ron Hubbard: Así es. Fíjate que la Luna es tan grande como el noveno y el décimo planeta.

Interlocutor: Me parece raro que los extraterrestres no hayan desarrollado allí alguna civilización.

Ron Hubbard: ¡Pero si en la Luna hay bases extraterrestres!

Interlocutor: Bueno, yo me refería en realidad a una civilización de cierta permanencia, porque las bases o los asentamientos dan más bien la sensación de fugacidad. ¿Qué queda de la idea de Gurdieff de que la Luna iba a llegar a ser como la Tierra?

Ron Hubbard: No queda nada, en absoluto. La Luna es un cuerpo estelar demasiado pequeño para tener atmósfera.

Interlocutor: ¿Algo más, Maestro, que pueda ser de interés sobre la Luna?

Ron Hubbard: No, lo principal está dicho.

http://www.grupoelron.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...