25 de marzo de 2011

LA LEYENDA DE EL DORADO: LA CIUDAD DE ORO HOLOGRÁFICA

La laguna de Guatavita, centro de la leyenda de El Dorado, se encuentra en el departamento de Condinamarca, Colombia, a 80 kms. de Santa Fe de Bogotá.

Extraterrestres provenientes de “Aler”, un sistema estelar cercano a Betelgeuse, se afincaron en la zona de la laguna Guatavita para hacer investigaciones ecológicas y para distraer la atención de los nativos proyectaron holográficamente una ciudad dorada a la que obviamente nunca podían acceder. Obviamente, cuando se fueron se llevaron consigo el proyector y la ciudad desapareció para siempre. De aquí surgió la leyenda.

Los nativos realizaban en la laguna una ceremonia en la que se arrojaban vasijas y joyas de oro como ofrenda a los “dioses que vivían en el fondo”, que no eran otros que los extraterrestres que con su nave depositada en el lecho hacían investigaciones de su limo.

A pesar de que los investigadores sacaron de la laguna un centenar de kilos de oro, aún quedan debajo de su lecho muchísimo más equivalente a varios millones de dólares.


Médium: Jorge Olguín.
Interlocutor: Horacio Velmont.
Entidades que se presentaron a dialogar: Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.
SESIÓN DEL 9/3/06

Interlocutor: Aquí tengo agendado para consultar acerca de la llamada “Leyenda de El Dorado”. Le voy a leer el resumen que hice para que quede grabado:

Existe una leyenda de una mítica ciudad de oro, al parecer originada en una ceremonia de los indios muiscas en la que un cacique se sumergía en las aguas de la laguna Guatavita, luego salía y era espolvoreado con oro en polvo. A continuación penetraba otra vez en la laguna para desprenderse del oro y depositarlo en el lecho.

Al mismo tiempo los sacerdotes lanzaban a la laguna vasijas y joyas de oro como ofrenda. Este ritual desapareció pero dio origen a la leyenda de una mítica ciudad de oro que nunca fue hallada.

Varios países de Suramérica reivindican ser la fuente original de El Dorado, pero muchos historiadores coinciden en afirmar que la Laguna Guatavida, a unas dos horas al norte de Bogotá, es el centro de la leyenda.

Se han rescatado de esta laguna unos 100 kilos de oro. Pero el gobierno cerró la laguna y hoy descansa tranquila guardando su secreto, si lo hay.


Ron Hubbard: Obviamente la leyenda tiene que ver con una raza extraterrestre. Lo de las ofrendas era directamente para los extraterrestres, que los nativos consideraban dioses.

Interlocutor: ¿Pero entonces cómo era en realidad todo este asunto?

Ron Hubbard: En esa época había en la zona extraterrestres similares al homo sapiens. Eran de constitución parecida a los denominados Friendship…

Interlocutor: Para los nativos debían parecer casi como dioses… ¿Convivían con ellos?

Ron Hubbard: Así es, pero su piel era completamente dorada, pero no como el oro puro sino más bien el tono era oscuro.

Interlocutor: ¿Algo así como un bronceado?

Ron Hubbard: Un bronceado que era casi tan oscuro como la raza negra del planeta Tierra.

Interlocutor: ¿Podríamos decir que era un color cobrizo?

Ron Hubbard: Sí, porque esa idea es la que más se acerca al color de su piel.

Interlocutor: ¿Cómo surgió la leyenda de una mítica ciudad de oro o dorada?

Ron Hubbard: Durante más de doscientos años estuvo una nave extraterrestre en el fondo de la laguna estudiando la ecología del lugar…

Hay dos maneras de alejar a los curiosos, una es asustándolos y la otra es atrayéndolos. Sí tú eres curioso por algo mío, yo, estando encarnado, te lo muestro directamente, aunque disfrazándolo. Y tú, una vez que satisfaces tu curiosidad, te conformas con lo que te digo y me dejas en paz.

Interlocutor: O sea que estos extraterrestres, en lugar de asustarlos con un monstruo holográfico como el de la laguna Ness…

Ron Hubbard: Proyectaron holográficamente una ciudad.

Interlocutor: ¡Pero entonces se trataba de una ciudad a la que los nativos nunca pudieron ir!

Ron Hubbard: Por supuesto.

Interlocutor: ¿No estamos hablando para nada de una abertura dimensional ni nada parecido?

Ron Hubbard: En absoluto.

Interlocutor: En concreto, entonces, era una ciudad en el aire…

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Le ponían algún obstáculo electrónico como para que no se acercaran y descubrieran el truco?

Ron Hubbard: No, porque caminaban hacia ella y nunca llegaban.

Interlocutor: ¿Ése era entonces el truco, es decir, la ciudad se alejaba de ellos?

Ron Hubbard: No, no era así, lo que ocurría era que cuando caminaban hacia ella la ciudad desaparecía.

Interlocutor: Ahora entiendo, la ciudad solamente se podía ver desde lejos…

Ron Hubbard: Exacto.

Interlocutor: Todo entonces era una especie de engañifa para mantener de alguna manera entretenidos con otra cosa a los nativos mientras ellos hacían tranquilamente sus investigaciones ecológicas...

Ron Hubbard: Correcto… Aparte, el color de esos extraterrestres les hacía creer que eran seres dorados y que la ciudad era toda de oro. Esto motivó a los nativos a hacerles ofrendas propiciatorias y por eso celebran ceremonias rituales donde arrojaban a las aguas de la laguna objetos de oro, copas, joyas, etc.

Interlocutor: ¿Hay aún oro en la laguna o ya lo sacaron todo?

Ron Hubbard: No, no lo sacaron todo.

Interlocutor: ¿El tesoro está sobre el lecho de la laguna o debajo, en el barro?

Ron Hubbard: Está debajo del lecho, enterrado en el barro.

Interlocutor: ¿Es muy valioso el oro que hay? Me refiero a la cantidad de dinero que supone.

Ron Hubbard: Debe haber varios millones de dólares.

Interlocutor: ¡Vaya, que dato interesante! ¿De dónde provenían esos extraterrestres?

Ron Hubbard: De una estrella que es gemela a Betelgeuse y gira cercana a ella.

Interlocutor: ¿Cuál es el nombre de esa estrella?

Ron Hubbard: No tiene nombre, pero sus habitantes la llaman “Aler”.

Interlocutor: ¿Aler 4?

Ron Hubbard: No, Aler 5.

Interlocutor: ¿A cuántos años luz está de la Tierra?

Ron Hubbard: Está relativamente cerca, a 420 años luz.

Interlocutor: ¿En qué año vinieron aquí?

Ron Hubbard: Vinieron aproximadamente para el año 1350.

Interlocutor: ¿Y cuándo se fueron?

Ron Hubbard: Se fueron para el 1600 más o menos. Se habrán quedado algo así como dos siglos y medio…

Interlocutor: ¿Se llevaron algunos nativos?

Ron Hubbard: No, no se llevaron a ninguno.

Interlocutor: ¿Esa ciudad mítica estaba proyectada holográficamente sobre la laguna?

Ron Hubbard: No, sobre la laguna no, sino sobre una de las laderas de la montaña.

Interlocutor: ¿Era muy grande esa proyección?

Ron Hubbard: Si, era grande. Además, como los nativos la podían ver solamente desde lejos porque cuando se acercaban desaparecía, les daba la impresión de ser más grande todavía de lo que en realidad era.

Interlocutor: La laguna donde los nativos ofrendaban el oro es la llamada Guatavita?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¿El sacerdote que oficiaba la ceremonia era acaso extraterrestre?

Ron Hubbard: No, era directamente un nativo muy creyente y muy imaginativo, pues deliraba más de lo que veía. Aparte, su decodificador mental se había alterado por la presencia de esos seres cobrizos y alucinaba.

Interlocutor: ¿El oro les interesaba a los extraterrestres?

Ron Hubbard: No, en absoluto, y la prueba está en que cuando se fueron no se llevaron nada. El interés de ellos era el estudio del limo de la laguna y la fauna de los alrededores. Como eran pacíficos armaron toda una “mise en scéne” para desviar la atención de los nativos.

Interlocutor: Bueno, esto está aclarado y creo que esto no da para más… ¿Quedaría algo por decir sobre esto?

Ron Hubbard: No, lo más importante ya se dijo.

Foto: Laguna de Guatavita

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...