31 de marzo de 2011

LA VERDAD DE LA MISIÓN DE CRISTÓBAL COLÓN

Nació en Génova, Italia, en 1436 y falleció en Valladolid, España, en 1506 a la edad de 70 años. Su verdadero nombre era Cristóforo Colombo.

Médium : Jorge R. Olguín.
Interlocutor : Horacio Velmont.
Entidad que se presentó a dialogar: Ronald Hubbard (fundador de Dianética y Cienciología).
Sesión del 26/10/04

Interlocutor: En primer lugar, hay dudas sobre su nacionalidad.

Ron Hubbard: ¿Te refieres al genovés Colón?

Interlocutor: Maestro, usted me hace reír con su fina ironía. Así que nació en Génova, sin ningún misterio.

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿De qué familia era? ¿Acaso noble?

Ron Hubbard: Cristóforo Colombo nació de una familia muy humilde.

Interlocutor: Maestro, se adelantó mi pregunta, porque la próxima iba estar referida a su verdadero nombre.

Ron Hubbard: Colón -y vamos a llamarlo por su nombre en español-, desde pequeño se volcó a todo lo que tenía que ver con la navegación.

Interlocutor: ¿Había encarnado con la misión de descubrir las tierras que luego se llamaron América?

Ron Hubbard: Sí, totalmente.

Interlocutor: En uno de los libros dictados a Ercilio Maes por el espíritu llamado Ramatís leí que Colón, en una de sus encarnaciones, había sido un "indio" en América. ¿Es así?

Ron Hubbard: Así es, había nacido en la cultura maya, unos 200 años atrás, en el año 1200 y fracción.

Interlocutor: ¿Esa encarnación podría haberlo influenciado para saber que existían nuevas tierras más allá de las conocidas?

Ron Hubbard: En parte sí, ya que tenía visiones e incluso sueños al respecto.

Interlocutor: Obviamente la próxima encarnación ya fue como Cristóbal Colón.

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Concretamente en qué año nació?

Ron Hubbard: En 1436.

Interlocutor: ¿Cómo era su personalidad?

Ron Hubbard: De pequeño tenía algunos complejos ya que era muy menudito. Después fue cambiando su estructura haciéndose más gordito, por lo que fue muy criticado. No gustaba mucho de los deportes y tenía muchos problemas de autoestima. Luego fue desarrollando su intelecto, estudiando especialmente el tema de la geografía. No es cierto lo que se dice que en esa cultura se veía a la Tierra como plana. Colón sabía con una certeza total de que no iban a caerse fuera del horizonte porque veía que el horizonte era curvo y que la Tierra tenía continuidad.

Interlocutor: Usted mencionó que en parte el impulso de navegar más allá del horizonte provino de esas visiones y sueños de una vida anterior. ¿Cuál es la otra parte que lo impulsaba?

Ron Hubbard: La otra parte que lo impulsaba era su propio Yo Superior.

Interlocutor: Ahora entiendo. Supongo que también los Maestros de Luz le sugerirían ideas en su cuerpo causal. ¿Es así?

Ron Hubbard: Totalmente.

Interlocutor: ¿Cuándo comenzaron sus ideas de navegar?

Ron Hubbard: Alrededor de ocho años antes de que en verdad lo hiciera, pero siempre, por una razón o por otra, el viaje se le frustró.

Interlocutor: ¿Hubo mapas a su disposición? Lo pregunto porque los historiadores hablan mucho de esta posibilidad.

Ron Hubbard: Mapas hubo, pero incompletos. Colón sabía con toda certeza que había nuevas tierras porque su Yo Superior se lo dictaba constantemente e incluso sabía que existían hielos en el sur.

Interlocutor: En definitiva todo se debe a que Colón era un gran médium.

Ron Hubbard: Por supuesto. De ahí provenía su tremenda seguridad.

Interlocutor: Está claro. ¿Pero y los mapas no le daban también certeza?

Ron Hubbard: No, para nada. En esa época no había ningún mapa que pudiera darle siquiera la más mínima certeza de que había otras tierras.

Interlocutor: ¿Pero no tuvo en sus manos los mapas de Piri Reis?

Ron Hubbard: Aparte de que son posteriores a la muerte de Colón, y por lo tanto no pudieron estar nunca en sus manos, los mapas verdaderos de Piri Reis eran totalmente incompletos y no mencionaban ninguna nueva tierra.

Interlocutor: ¿Usted me está diciendo que esos mapas son falsos?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: No entiendo.

Ron Hubbard: Los mapas que se atribuyen a Piri Reis no son los que éste dibujó, pues fueron redibujados por otros cartógrafos que le agregaron datos geográficos que ya se sabían con certeza.

Interlocutor: ¿Este mapa que le señalo y que extraje de Internet como de Piri Reis es tramposo?

Ron Hubbard: Así es. Te reitero que los mapas originales de Piri Reis eran totalmente precarios y no indicaban para nada nuevas tierras.

Interlocutor: Bueno, confieso que esto no me lo esperaba. En realidad pensaba que Piri Reis había tenido algún contacto extraterrestre.

Ron Hubbard: No, para nada, sus mapas fueron modificados por cartógrafos posteriores. Es como si yo esbozara con unas pocas líneas un rostro y luego viniera otro y lo completara con sus ojos, su nariz, su boca, sus orejas.

Interlocutor: Entiendo. Es decir que Piri Reis no cometió ningún tipo de fraude.

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: En definitiva, se tejió toda una historia falsa sobre estos mapas.

Ron Hubbard: Totalmente. No son los originales.

Interlocutor: Para que en definitiva no haya ninguna duda, ¿cuando los cartógrafos modificaron los mapas de Piri Reis le agregaron datos geográficos de los que ya se tenía certeza?

Ron Hubbard: Exacto. Ésa es la verdad absoluta.

Interlocutor: Más fraude, imposible. ¿En concreto, entonces, Colón no pudo tener a la vista ningún mapa que le diera la certeza de nada?

Ron Hubbard: Así es. La certeza de Colón provenía fundamentalmente de su Yo Superior.

Interlocutor: ¿Eso que usted dice es absolutamente categórico?

Ron Hubbard: Recalco que el descubrimiento de Colón es solamente un mérito de él.

Interlocutor: Bien. no voy a insistir más porque esta cuestión la considero debidamente aclarada. Otro punto que está muy cuestionado es respecto al lugar donde descansan sus restos. ¿Están acaso en algún lugar de América?

Ron Hubbard: No, se encuentran en Europa.

Interlocutor: ¿En qué lugar?

Ron Hubbard: Cerca de donde nació.

Interlocutor: ¿En Génova?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Pero por qué no se sabe con certeza?

Ron Hubbard: Simplemente porque en su momento no le dieron importancia.

Interlocutor: La respuesta era bastante obvia. ¿Y si alguien quisiera en la actualidad ubicar su tumba?

Ron Hubbard: Le sería imposible.

Interlocutor: ¿Los investigadores falsearán los hechos con el ADN y decidirán que los restos de Colón son tales o cuales?

Ron Hubbard: No me cabe la menor duda.

Interlocutor: ¿Algo así como hicieron con los supuestos restos de Hitler?

Ron Hubbard: No es la única vez que falsean los hechos.

Interlocutor: ¿Y quién se quedará probablemente con el crédito, falso por supuesto, de tener en su país los restos de Colón?

Ron Hubbard: España.

Interlocutor: Para ir terminando con esto, ¿a qué edad murió?

Ron Hubbard: Tenía alrededor de 70 años.

Interlocutor: ¿Es correcta la fecha histórica de su muerte, es decir, el 19 de mayo de 1506?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿En qué país murió?

Ron Hubbard: En España.

Interlocutor: Y después los restos fueron trasladados al lugar donde nació.

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¿En el mismo momento de su muerte?

Ron Hubbard: No, fueron trasladados algún tiempo después.

Interlocutor: ¿Usted me confirma que con respecto a Colón y sus descubrimientos los extraterrestres no tuvieron nada que ver?

Ron Hubbard: Te lo confirmo.

Interlocutor: Bueno, hay muchos consultantes que se pondrán contentos con esto porque afirman que incluimos a los extraterrestres en todo.

Ron Hubbard: Quiero destacar, antes de concluir con este tema, que si uno fuera a algún museo a ver las dimensiones de los barcos con los que surcaron el océano Atlántico quedaría asombrado de su pequeño tamaño. Fue toda una verdadera hazaña.

Interlocutor: ¿Realmente eran tan pequeñas?

Ron Hubbard: Sí, lo eran. Es difícil razonar cómo pudieron lanzarse al mar con esas naves.

Interlocutor: ¿Colón dejó algún testamento? Lo pregunto para saber si tenía una gran fortuna al morir, ya que es otro tema muy cuestionado.

Ron Hubbard: No, no tenía una gran fortuna.

Interlocutor: ¿Murió pobre?

Ron Hubbard: Pobre del todo no, pero lo que tenía no era como para dejar grandes cosas en testamento.

Interlocutor: ¿Por qué se ha hecho tanto misterio donde no hay ningún misterio? ¿Están acaso detrás los espíritus del Error?

Ron Hubbard: Los espíritus del Error siempre están, pero agrégale también el ego del ser humano encarnado que en todo ve un misterio.

Interlocutor: Hay un investigador ibicenco llamado Nito Verdera que dice que el descubridor de América era originario de Ibiza.

Ron Hubbard: Es puro comercio.

Interlocutor: ¿Inventó todo para vender el libro?

Ron Hubbard: En parte sí y en otra parte su decodificador delira.

Interlocutor: ¿Le agrego al caso los espíritus del Error?

Ron Hubbard: Por supuesto. Ellos están siempre presente cuando existe la posibilidad de tergiversar las cosas.

Interlocutor: En su travesía, ¿Colón vio naves extraterrestres?

Ron Hubbard: Vio luces, y él sabía positivamente que no eran de este mundo. Además, lo confirmó cuando llegó a su destino porque los indígenas le dieron a entender, ya que al principio apenáis se podían comunicar, que ellos habían visto "dioses" altos y rubios.

Interlocutor: Y Colón intuyó que se trataba de extraterrestres.

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Es cierto lo que él anotó en sus escritos que vio sirenas y que les pareció bastantes feas?

Ron Hubbard: Sí, es cierto. Son del mismo tipo de las que tú tienes en tu página de Internet.

Interlocutor: ¿Y monstruos marinos también vio?

Ron Hubbard: Sí, pero fueron proyecciones holográficas de extraterrestres.

Interlocutor: ¿Y su finalidad?

Ron Hubbard: Desalentar el viaje.

Interlocutor: ¿Por qué motivo?

Ron Hubbard: Por el famoso "divide y reinarás"

Interlocutor: Entiendo. ¿Algo más sobre Colón?

Ron Hubbard: No, porque lo fundamental está dicho. Quien quiera enterarse más puede recurrir a los libros de historia, pero aquellos que son serios, no los que inventan mitos para ganar dinero.

Interlocutor: Para terminar, entonces, ¿cómo convenció Colón a los reyes de España sobre su viaje?

Ron Hubbard: Le mostró algunos croquis, les habló de posibilidades, de que el mundo era redondo y de que se podía llegar mucho más fácil por mar que por tierra a los países de oriente. Tenía muchas dudas al respecto, porque en su intuición, en los dictados de su Yo superior, tenía la certeza de que había nuevas tierras, pero en su mente racional, la del sentido común terrenal, llamémosla así, pensaba que iba a llegar por el mar al extremo de oriente, sin necesidad de atravesar miles de kilómetros por tierra.

Interlocutor: ¿Usted se refiere al famoso "colonizar las Indias".

Ron Hubbard: Así es. Colón en realidad pensaba que la Tierra era más pequeña.

Interlocutor: ¿O sea que cuando llegó a tierra pensó que había llegado a las Indias?

Ron Hubbard: En realidad no, porque durante el viaje ya se fue dando cuenta de lo extenso que era el mar y el mismo mundo en sí, y se dio cuenta que había otras tierras en medio que no pertenecían a la misma franja de tierra de donde había partido.

Interlocutor: Está claro. ¿Colón tenía un carácter fuerte?

Ron Hubbard: Sí, verdaderamente lo tenía.

Interlocutor: ¿Por casualidad hubo algún motín a bordo?

Ron Hubbard: Sí, los marineros intentaron dos veces amotinarse porque pensaron que iban a zozobrar, especialmente cuando había tormentas.

Interlocutor: No le fue fácil a Colón la travesía, entonces.

Ron Hubbard: Para nada.

Interlocutor: Doy por terminado el tema.

http://www.grupoelron.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...