24 de marzo de 2011

LA SANACION

La sanación existe y por lo tanto también los sanadores, en cuanto transmisores de la energía sanadora. No existen los sanadores per se. Prácticamente todos los sanadores que se presentan por televisión son fraudes.

No es sanación la que se produce por sugestión, porque solamente se trata de un efecto placebo. Te doy un ejemplo: imagínate que tienes humedad en tu pared a causa de un caño roto y viene un plomero y en lugar de reparar el caño roto le pasa el soplete a la parte húmeda para que ésta desaparezca. El efecto placebo es algo similar. La "curación" por sugestión no ataca la raíz del problema y la enfermedad sigue ahí recrudeciendo más tarde.

Los famosas curaciones de los llamados "sanadores filipinos" se debe nada más que a la sugestión de los pacientes. Son, por lo tanto, fraudes. El verdadero sanador, como lo fue, por ejemplo, San Francisco de Asís, o, aquí en la Argentina, el padre Mario (José Mario Pantaleo) sana a través de la energía de Luz, la energía Cósmica o del Absoluto. Esa energía no la emitía él sino que pasaba a través de él hacia el aura desarmonizada del paciente, que de inmediato quedaba armonizada. Una vez armonizada, el aura del paciente da la orden de sanar el organismo. La sanación, por lo tanto, no es directa, sino que el sanador tiene que dirigir la energía primero al aura para que ésta sea la que después produzca la sanación. En esto, como verás, no hay ningún misterio.

La sanación no sólo depende del sanador sino también del karma del paciente. Muchas veces es el propio paciente el que elige padecer determinada enfermedad, antes de encarnar, para aprender determinada lección y así revertir su karma y evolucionar, es decir ascender de plano.

Cuando la vibración áurica vibra de una manera armoniosa causa que las células deterioradas sanen. Como dije recién, no es que la sanación sana directamente el cuerpo, sino que sana el aura, circunstancia que posteriormente produce, por radiación ultravioleta, la curación del cuerpo físico.

Cuando el aura está desarmonizada transmite una radiación negativa y entonces las células enferman. Pero no en todos los casos la sanación se puede lograr. Si el organismo físico está demasiado deteriorado, si hay una quebradura ósea o a un corazón le funciona mal una válvula, por más que se armonice el aura estos trastornos físicos no se van a sanar.

No hay ningún milagro en la sanación porque los milagros no existen. Esto significa que no siempre la vibración áurica le va a poder transmitir a las células la orden de sanación. Por ejemplo, cuando en un organismo físico hay algunas neuronas muy deterioradas y la persona tiene un desfasaje cerebral que hace que no haya madurado cerebralmente, o que tenga alguna disfunción motriz por culpa del cerebro, en estos casos la sanación es imposible. No puede lograrse porque equivaldría a dejar de lado las leyes que rigen la Creación, al cual el mismo Absoluto se somete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...