2 de abril de 2011

ADOLF HITLER: LA VERDAD SOBRE SU NACIMIENTO Y SU MUERTE

Médium : Jorge Olguín.
Interlocutor : Horacio Velmont.
Entidad que se presentó a dialogar : Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.
SESIÓN DEL 9/12/03


Interlocutor: ¿Quién está presente?

Ron Hubbard: Soy Ron. ¿Cómo estás, Horacio?

Interlocutor: Bien, Maestro, pero con muchas preguntas agendadas, como ya sabrá.

Ron Hubbard: Así es. No perdamos tiempo y comienza.

Interlocutor: Lo primero que quiero preguntarle es sobre uno de los grandes misterios de la historia. Me refiero a los cadáveres de Adolf Hitler y Eva Braun, sobre los cuales hay enormes divergencias.

Ron Hubbard: Adolf Hitler y Eva Braun se encerraron en uno de los Búnker y los soldados más sedientos de venganza, los que más odiaban al dictador y a su régimen y querían destruir toda la ciudad.

Interlocutor: ¿Los aliados americanos?

Ron Hubbard: No, me refiero a los aliados rusos, porque habían sufrido cantidad de depredaciones por los alemanes en la campaña sobre Rusia. La historia cuenta que Rusia fue victoriosa porque los fueron dejando sin comida y el frío y el hambre terminaron por derrotar a las tropas invasoras alemanas.

Interlocutor: ¿Eso fue cierto?

Ron Hubbard: Sí, eso fue cierto, pero lo que no cuentan los historiadores es que los alemanes saquearon un montón de ciudades comenzando por Stalingrado, asesinaron a infinidad de personas y violaron a infinidad de mujeres rusas. Entonces, cuando cae Berlín, son los rusos que, como venganza, saquean la ciudad, no los norteamericanos.

Y cuando llegan al Búnker para atrapar a Hitler, a quien le tenían un odio tremendo, disparan contra los muros una bazooka y destruyen la entrada, pero cuando penetran se encuentran con la sorpresa de que allí no había nadie.

Ante esto los rusos se sienten engañados y toman a un par de generales aliados del Führer conminándolos para que confiesen en qué otro Búnker estaba escondido Hitler, pero los generales insistieron en que ése era el lugar en que debía encontrarse.

Interlocutor: ¿Sabían algo los generales?

Ron Hubbard: No, la broma es que no sabían nada, pero los rusos creen que los generales están mintiendo y tratan de sacarles la verdad mediante la fuerza. Los torturan cruelmente pero los generales no pueden decirles nada porque nada sabían.

Interlocutor: ¿Murieron a consecuencia de las torturas?

Ron Hubbard: Así es y la broma macabra fue que los rusos creyeron que los generales se llevaron el secreto a la tumba por fidelidad al Führer.

Interlocutor: Puedo imaginarme lo que les hicieron para hacerlos confesar. Volviendo a la suerte que corrieron Hitler y Eva Braun...

Ron Hubbard: Fueron abducidos.

Interlocutor: ¿Abducidos? Su respuesta me toma por sorpresa porque no me imaginé realmente algo así porque los rusos no hace mucho exhibieron los restos de Hitler. Ahora me doy cuenta que fue toda una fantochada. ¿Qué raza extraterrestre los abdujo?

Ron Hubbard: Los "Grises perversos".

Interlocutor: ¿Cuál fue la razón?

Ron Hubbard: Esos extraterrestres buscaban estudiar la filosofía de Hitler porque era muy similar a la de ellos.

Interlocutor: ¿Usted se refiere al Absolutismo?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿De dónde provenían?

Ron Hubbard: Provenían de Romulus 4.

Interlocutor: ¿Son de la misma raza que está en el Área 51?

Ron Hubbard: Son de otra raza, pero han tenido contacto con los Grises que han celebrado acuerdos con los Estados Unidos.

Interlocutor: ¿Se trata de la misma raza de los que abdujeron a JonBenet Ramsey?

Ron Hubbard: No, nada que ver. Lo que hay que entender es que hay muchas razas humanas en la Galaxia que no son terrestres.

Interlocutor: ¿Humanoides?

Ron Hubbard: No, humanoides no. Humanos, hombres, homo sapiens sapiens.

Interlocutor: No entiendo. ¡Creía que éramos los únicos homo sapiens sapiens!

Ron Hubbard: Y también hay muchas razas de Grises. Lo que quiero decir es que no porque venga un Gris alto tiene que provenir del mismo planeta que otro Gris alto. Hay distintos planetas en la Galaxia que tienen Grises y hay muchos planetas que tienen humanos del tipo terrestre. Reitero para que no haya confusión: humanos del tipo terrestre.

Interlocutor: Ahora entendí perfectamente. Se me había hecho una pequeña laguna. Antes dije humanoides, pero fue un error mío de concepto, porque humanoides son todos los extraterrestres que no son tipo humano.

Ron Hubbard: Exacto. Incluso hay razas de humanos en otros planetas que hasta coinciden por completo con el ADN terrestre.

Interlocutor: ¿Es decir que pueden perfectamente engendrar hijos mezclando la raza humana con ellos?

Ron Hubbard: Así es.

Interlocutor: ¿Estos extraterrestres de Romulus 4 que abdujeron al Führer ya habían tenido contacto con el Tercer Reich?

Ron Hubbard: No, no habían tenido ningún contacto. Completo lo que estaba diciendo: Hay ADN de Grises de distintos mundos que pueden cruzarse entre sí, de la misma forma que también hay ADN de tipos humanos de distintos mundos que pueden cruzarse entre sí.

Interlocutor: Entendí perfectamente el punto. Volviendo a Hitler, los extraterrestres lo teletransportaron junto con Eva Braun hasta la nave?

Ron Hubbard: Percibo lo que estás pensando. No, no se los llevan para experimentar con ellos, sino que se lo llevan como aliado.

Interlocutor: ¿A Hitler cómo aliado? La verdad que no entiendo.

Ron Hubbard: Claro, porque esos extraterrestres, que como ya dije son una raza absolutista que incluso han sometido a Romulus 5, que es el planeta siguiente del sistema, estudian los distintos planetas y a sus habitantes.

Cuando llegan a la Tierra ven que hay una conflagración que involucra a varios países y entonces aprovechan para estudiar, mediante aparatos visores, la mente de los distintos gobernantes, y al examinar a Hitler observan que era un ser absolutamente perverso, muy similar a ellos.

Interlocutor: Ahora voy entendiendo lo de "aliado".

Ron Hubbard: Antes de proseguir voy a relatarte algo que parece más de ciencia ficción que real y sin embargo sucedió.

Interlocutor: Lo escucho.

Ron Hubbard: Una viajera del tiempo se trasladó a fines de lo que ustedes llaman Siglo XIX.

Interlocutor: ¿Viajera terrestre o extraterrestre?

Ron Hubbard: Viajera terrestre, provenía del 2550 aproximadamente.

Interlocutor: ¿Cuál era la finalidad del viaje?

Ron Hubbard: Quería cambiar la historia eliminando a Hitler bebé.

Interlocutor: Apenas lo puedo creer.

Ron Hubbard: Créelo porque es así. En este momento tengo varios espíritus que me están dictando los hechos históricos tal como sucedieron en la realidad.

Los padres de Hitler tenían lo que ustedes llaman una niñera, que era también ama de llaves, porque la esposa no estaba bien de salud. Esta niñera cuidaba muy celosamente al bebé Hitler.

La viajera del tiempo era una muchacha de unos 28 años, que en su época, es decir en el 2550, era una profesional que trabajaba en los laboratorios del tiempo en varias ramas técnicas, biogenética, criogenética, técnica temporal cuántica, etc.

Esta persona sustrae una de las máquinas del tiempo y antes de viajar al pasado bloquea el sistema para que no puedan rastrear la fecha y el lugar hacia donde se iba a dirigir.

Luego se traslada a la época en que Adolf Hitler era un bebé y se anota como segunda niñera para trabajar en la casa de los padres y finalmente lo logra. Pero algo peculiar debía tener porque la primera niñera sospechaba de ella.

En un momento dado hay un incendio en la cocina donde estaba casualmente el bebé y la viajera del tiempo lo salva, ganándose de esa forma la confianza del matrimonio Hitler.

Interlocutor: ¿Este hecho también le ganó la confianza de la primera niñera?

Ron Hubbard: No, la primera niñera siguió sospechando y en consecuencia la vigilaba. Pero a pesar de ello, cuando los padres de Hitler fueron a un concierto, la viajera del tiempo, que ya hacía un mes que trabajaba allí como segunda niñera, en un descuido de la primera niñera sustrajo a la criatura y con ella en brazos se dirigió hacia un puente cercano para desde allí tirarla al río y matarla.

Pero la primera niñera percibió la maniobra y la siguió. Cuando estaba por alcanzarla e increparla apareció una patrulla policial y entonces optó por denunciarla por rapto del bebé. La patrulla se dirigió rápidamente al puente, al cual ya había llegado la segunda niñera con el bebé, y la cercó por ambos extremos. La viajera del tiempo, viendo que no tenía salida, se tiró del puente junto con el bebé.

Interlocutor: ¿Se inmola?

Ron Hubbard: Así es. Sacrifica su vida para matar al bebé.

Interlocutor: Obviamente muere la viajera pero el bebé se salva.

Ron Hubbard: No, porque mueren ambos.

Interlocutor: Maestro, ahora sí que no entiendo nada. ¿Cómo que el bebé no se salva?

Ron Hubbard: Reitero lo que dije, el bebé no se salva. Pero la historia no termina aquí. La primera niñera, desesperada porque, además de tener que enfrentarse al matrimonio Hitler con un hecho de esta naturaleza, podía ser echada de su trabajo y quizás acusada de negligencia en el cuidado del bebé, en un rapto de locura va a uno de los barrios bajos y, sin darse a conocer ni mencionar para quien trabajaba, compra a una mendiga su bebé, que era aproximadamente de la misma edad y muy similar al bebé muerto, por unas monedas.

Interlocutor: ¿Lo compra así nomás, como si fuera un kilo de pan?

Ron Hubbard: Sí, porque la mendiga estaba en una pobreza extrema y no podía alimentar al bebé ni tampoco alimentarse ella, de modo que estuvo contenta con sacárselo de encima. La niñera, cuando llega a la casa de los Hitler, asea al bebé y le pone la ropa que usaba la criatura muerta.

Interlocutor: ¿Y los padres no notan la diferencia?

Ron Hubbard: Los padres nunca llegaron a sospechar nada porque el bebé era muy parecido y además muy pequeño como para que se notaran tanto las diferencias. Además fueron influenciados por los espíritus del Error.

Interlocutor: Bien, dicen que la realidad es muchas veces más extraña que la ficción.

Ron Hubbard: Y ese bebé es quien más tarde fue conocido como Adolf Hitler.

Interlocutor: ¡Increíble!.. ¿Tienen algo que ver en esto los universos alternos?

Ron Hubbard: No, en absoluto, porque la historia no cambió. Si esta viajera del tiempo no hubiera asesinado al bebé de los Hitler, este bebé no iba a ser el delirante que fue Adolf Hitler, porque el que fue Adolf Hitler fue precisamente el hijo de la mendiga.

Interlocutor: Es verdaderamente asombroso.

Ron Hubbard: El matrimonio Hitler era una verdadera maravilla, y nunca podía dar lugar a que su hijo se desviara a tal extremo, pero el hijo de la mendiga traía los genes de la mezcla de un alcohólico con una proxeneta.

Interlocutor: Es decir, en definitiva, que el Hitler que conoce la historia no es en realidad el hijo de ese matrimonio sino el sustituido.

Ron Hubbard: Así es. En conclusión, esta viajera del tiempo, por querer hacer las cosas bien terminó haciendo las cosas mal y favoreció a la historia.

Interlocutor: ¿En qué sentido favoreció a la historia?

Ron Hubbard: En el sentido de que fue su conducta la que precisamente hizo que la historia fuera la que conocemos.

Interlocutor: Ahora entendí. Está todo perfectamente claro, pero sigue pareciéndome una historia sorprendente. Bueno, continuando con Hitler, ¿para nada experimentaron los extraterrestres con ellos?

Ron Hubbard: No, porque, reitero, lo utilizaron como estratega aprovechando sus conocimientos.

Interlocutor: ¿Se lo llevaron entonces a su planeta?

Ron Hubbard: Sí, lo nombraron algo así como ministro de guerra. Pero aproximadamente a los dos años murió por un problema virósico del planeta al que lo llevaron y que no pudieron combatir a pesar de su técnica avanzada en razón de que el ADN de Hitler era distinto al de ellos.

Interlocutor: ¿Y Eva Braun?

Ron Hubbard: Ella también se contagió y tampoco pudieron salvarla. Murió quince días después que Hitler.

Interlocutor: ¿Cuánto tiempo estuvo Hitler en ese planeta antes de morir?

Ron Hubbard: Aproximadamente un año y ocho meses terrestres.

Interlocutor: Por curiosidad, ¿cuánto tiempo sería de Rómulus 4?

Ron Hubbard: Menos de un año, porque Rómulus 4 tarda más o menos 600 días en girar alrededor de su estrella, casi igual a lo que tarda Marte en girar alrededor del Sol.

Interlocutor: Este punto quedó aclarado. ¿Por casualidad Hitler tenía dobles?

Ron Hubbard: Por supuesto que tenía dobles para evitar ser asesinado, diez como mínimo.

Interlocutor: ¿Los alemanes tenían algún refugio secreto en la Antártida? Se lo pregunto porque este tema siempre anda rondando por allí sin que nunca se aclare.

Ron Hubbard: No, es pura leyenda.

Interlocutor: Se decía que ese refugio podía estar en la entrada de los Polos, en las tierras que había descubierto el almirante Byrd.

Ron Hubbard: Deséchalo totalmente.

Interlocutor: Antes de concluir con este tema le quiero hacer dos preguntas. En 1945 arribaron dos misteriosos submarinos alemanes en el puerto de Mar del Plata, ubicado como usted sabe en la costa sur de Buenos Aires. Las autoridades gubernamentales argentinas les avisaron a los norteamericanos y éstos vinieron de inmediato, apresaron a toda la tripulación y se la llevaron sin que nunca más se supiera de ella.

Ron Hubbard: Uno de los submarinos tenía un proyecto de agua pesada que habían sacado de Telemark. Con el agua pesada obtenían deuterio con el que fabricaban armas atómicas.

Interlocutor: ¿Y eso se lo llevaron los norteamericanos?

Ron Hubbard: Obviamente.

Interlocutor: ¿Y qué le sucedió a la tripulación?

Ron Hubbard: Algunos quedaron prisioneros y a otros directamente los eliminaron.

Interlocutor: Los submarinos llevaban al parecer una enorme carga de cigarrillos. ¿Esto tenía que ver con algo?

Ron Hubbard: No, para nada.

Interlocutor: ¿Y la otra flotilla de submarinos que atracó de emergencia en el puerto de Talcahuano en Chile a fines del año 1945? Lo pregunto porque todo fue silenciado. ¿Qué era lo que estaban protegiendo? Aquí no intervinieron los norteamericanos porque Chile, que en esa época no andaba en buenas relaciones con Estados Unidos, no les advirtieron.

Ron Hubbard: Todo tenía que ver con el agua pesada y proyectiles atómicos. Tienes que tener en cuenta que en esa época este tipo de armamentos eran de alto secreto militar.

Interlocutor: ¿Hubo intervención extraterrestre en el desarrollo de esta tecnología?

Ron Hubbard: No, fue directamente invento de los alemanes. Hay muchas historias de secretos muy grandes que son guardados celosamente pero que luego se hacen patrimonio común de todos.

Te cuento al respecto algo interesante. Uno de los viajeros del tiempo llamado con un nombre latino, Dominus, se trasladó a un castillo en la zona de Los Cárpatos, en Rumania, donde en el año 1500 había un tremendo secreto sobre el descubrimiento de una energía única, que abarcaría a todo el planeta.

Este viajero, de unos cuarenta años, que no era muy ducho en los viajes del tiempo, tuvo que trasladarse varias veces porque no encontraba el lugar ni la época. Al tercer viaje encontró el castillo, donde encontró los papiros del inventor, que era rumano.

Luego de estudiarlos y leer las fórmulas matemáticas, encuentra una especie de sótano abandonado y lo recorre hasta toparse con un pasadizo lleno de ratas y de toda clase de alimañas, hasta que llega hasta un lugar completamente secreto, de grandes dimensiones.

Al iluminar el recinto con cuatro o cinco velas observa que hay unas gigantescas poleas. Éste era el gran secreto. Entonces, empieza a darle vueltas a una de las poleas como decían las instrucciones del papiro, que también explicaban que al hacerlo se produciría una tremenda energía. Cuando lo hace, para su sorpresa el recito se ilumina totalmente, y entonces comprende, muy desilusionado, que el descubrimiento que había hecho el rumano, era ¡la luz eléctrica!

Interlocutor: ¿Usted me está diciendo que en el 1500 fue descubierta la luz eléctrica?

Ron Hubbard: Así es, doscientos años antes de que la redescubriera Édison.

Interlocutor: Es verdaderamente notable. ¿Y qué sucedió con el inventor?

Ron Hubbard: Por razones que no es del caso analizar ahora, perdió la razón y murió. La moraleja es que lo que en esa época fue urdido como secreto hoy es patrimonio común de toda la humanidad.

Esto viene a colación por el tema de los submarinos que ocultaban como un tremendo secreto su carga de agua pesada y proyectiles atómicos.

Interlocutor: ¿Estamos hablando de las bombas V1 y V2?

Ron Hubbard: No, porque ya habían sido superadas ampliamente. Vendría a ser la V3, pero con cabeza nuclear.

Interlocutor: ¿Pero esto no lo tenían ya los norteamericanos?

Ron Hubbard: No, porque cuando lanzaron las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki simplemente las dejaron caer, es decir que no eran del tipo misil. Si los norteamericanos les hubieran dado unos meses más a los alemanes, éstos hubieran ganado la guerra.


http://www.grupoelron.org/

2 comentarios:

  1. Excelente historia para un libro de fantasía

    ResponderEliminar
  2. vaya bazofia mas grande, encima manipulado al máximo

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...