13 de mayo de 2011

LA ASTROLOGIA Y SUS ENERGÍAS

La Astrología no es ciencia sino seudociencia porque los astros no rigen el destino del hombre ni tampoco tienen ninguna influencia sobre él. Además, el carácter de las personas no está formado por la influencia de los astros, sino por el barrido de neutrinos que hace la Tierra en su recorrido alrededor del Sol que afecta al decodificador en el momento del nacimiento. El Zodíaco, por otra parte, es una invención de la Astronomía, no de la Astrología. Quien acude a un astrólogo para saber su futuro no es más que un iluso, porque el destino lo crea cada uno con su libre albedrío

Médium: Jorge R. Olguín Interlocutor:
Horacio Velmont
Entidad que se presentó a dialogar: Ron Hubbard, fundador de Dianética y Cienciología.

Interlocutor: Bien, la primera pregunta es qué hay de cierto en la Astrología. Doy por cierto que son falsos los horóscopos y que nuestro destino esté marcado por los astros.

Ron Hubbard: Podemos modificar nuestro destino, podemos elegir. Entonces, la Quiromancia es falsa y la Astrología también es falsa en el sentido de que te puede dar pautas fijas de tu destino, ya que no es así porque tienes libre albedrío para determinarlo. La misma Numerología, a la que se considera muy exacta, porque se trabaja con el nombre de la persona, pueda ser modificada por determinado sobrenombre.

Interlocutor: ¿El sobrenombre, entonces, es importante?

Ron Hubbard: El sobrenombre es importante porque indica cómo uno quisiera llamarse. En Argentina, por ejemplo, están los conocidos "Negro", "Cholo", "Cacho", y en Estados Unidos están los conocidos John Doe o John Smith.El John Doe es un seudónimo con el que se designa a las personas desaparecidas. Es lo que en Argentina sería un N. N. Lo utilizan aquellas personas que quieren pasar desapercibidas, por ejemplo quienes tienen baja estima.

Interlocutor: ¿La hora y el día del nacimiento de una persona en relación con los astros tiene alguna influencia?

Ron Hubbard: Puede haber una influencia a nivel físico de carácter energético, pero no tiene nada que ver con los planetas sino con una energía.

Interlocutor: No entiendo nada, Maestro.

Ron Hubbard: Lo traduzco. Cada rotación del planeta, en los 150 millones de kilómetros que existen entre la Tierra y su estrella, el Sol, va barriendo neutrinos solares, va barriendo energías solares y otras partículas subatómicas. Cuando el espíritu encarna en determinado organismo, la Tierra al orbitar barrió determinado cúmulo energético y eso le puede dar al ser una personalidad, en ese 10 % de espíritu, distinta de su 90 %,.

Interlocutor: ¿Podría darme un ejemplo para hacerlo más entendible?

Ron Hubbard: Bien. Tu Yo Superior tiene una personalidad espiritual, porque los espíritus no son impersonales. Los espíritus de Luz pueden también amar en forma impersonal, pero así como en el plano físico pueden existir formas esféricas, cúbicas o dodecaedras, nosotros, espíritus, como concepto tenemos formas.

Interlocutor: ¿Tienen formas?

Ron Hubbard: Lo aclaro: formas conceptuales, porque no somos físicos. Entonces, cada espíritu es un concepto distinto, y así como mi receptáculo puede visualizar a la distancia y decir: "Allí viene Equis", tú −espíritu− puedes visualizar a otro espíritu a determinada distancia e individualizarlo porque lees o captas su concepto.

Entonces, cuando ese espíritu encarna su 10 %, ese 10 % metido en esa materia llamada cuerpo capta unas energías determinadas que la Tierra va barriendo al orbitar por el espacio −a la velocidad de 30 Km. por segundo aproximadamente−, con la consecuencia de que le forma determinada personalidad energética. Su decodificador se va formando como resultado de esas energías que va barriendo.

Interlocutor: Lo que no entiendo es qué relación tiene esto que usted dice con los signos Tauro, Escorpio, Leo.

Ron Hubbard: Sucede que siempre en Tauro la Tierra va a estar barriendo determinadas energías en cierta porción de espacio, siempre en Géminis va estar barriendo determinadas energías en cierta porción de espacio, y así sucesivamente.

Interlocutor: ¿Es decir que cuando yo nací, mi 10 % recibió esas determinadas energías?

Ron Hubbard: Correcto.

Interlocutor: ¿Y siempre son las mismas energías?

Ron Hubbard: Si, pero aún me falta explicar. Hay otra persona que puede haber nacido en tu mismo día y a la misma hora pero un año o dos años después, o dentro de los años que fueren, pero va a ser una persona completamente distinta a ti en muchas cosas porque va a tener otros padres, otra crianza, otros hermanos, otras vivencias. Va a tener otro nombre, otra historia.

Entonces, como va a tener otra numerología, como consecuencia va a tener otra manera de ser. Por ejemplo, puede haber dos hermanos gemelos que hayan encarnado simultáneamente −digo simultáneamente porque nacen con segundos de diferencia−, en cuyo caso barren la misma energía, y sin embargo son completamente distintos. Ahí te das cuenta que la incidencia de esas energías es relativa.

Interlocutor: A ver si puedo concretar la idea de lo que entendí hasta ahora. Yo por ejemplo soy escorpiano. ¿Por qué soy escorpiano?

Ron Hubbard: Porque la Tierra, en determinado momento, ha barrido determinada vibración y coincidió con que, según la Astrología, estaba la Constelación de Escorpio en el Cielo en el momento en que la Tierra estaba barriendo esa energía.

Interlocutor: ¿Pero eso que usted dice no está significando entonces la validez de la Astrología?

Ron Hubbard: Es que la Astrología habla de la incidencia de los planetas que rodean a la Tierra, los interiores y los exteriores, y el carácter no tiene nada que ver con los planetas sino con la energía que barre la Tierra al pasar por cada signo.

Interlocutor: ¿Pero aunque sea en una pequeña medida la Astrología tiene validez?

Ron Hubbard: No, no tiene ninguna validez, porque la Astrología no sabe nada de estas energías que yo estoy nombrando, que son las verdaderas causantes de las distintas personalidades.

Interlocutor: ¿Y por qué algunas Cartas natales son tan precisas en cuanto al carácter de la persona?

Ron Hubbard: Porque los cálculos astrológicos que hacen, en razón de incluir también a la órbita terrestre en base al Sol, al hacer mapas solares sin querer aciertan. Entonces te pueden indicar una personalidad similar a la que tú tienes con esos cálculos astronómicos. Pero la personalidad no es por incidencia de los planetas, ni por las casas ni por las demás tonterías que te marcan, sino porque, y lo reitero, cuando tú naciste la Tierra barrió determinado segmento energético y ese segmento energético afectó de alguna manera tu decodificador físico.

Interlocutor: Voy entendiendo mejor, pero aún me quedan algunas dudas.

Ron Hubbard: Te digo más: ese 10 % tuyo que nació en la "época" de Escorpio, llamémoslo así, va a tener un determinado enriquecimiento −el de Escorpio puede ser sanguíneo, emocional, por momentos intuitivo, por momentos puede ser una persona muy observadora−, y cuando tú desencarnes todo ese enriquecimiento se va a incorporar al 90 %, es decir que se enriquece también tu Thetán.

Interlocutor: Y por supuesto yo mismo como espíritu 100 %...

Ron Hubbard: Por supuesto.

Interlocutor: Cuando los astrólogos hablan, por ejemplo, de Escorpio en determinada Casa, ¿esto tiene algo de validez?

Ron Hubbard: En Astrología se dice que la hora de nacimiento te marca el ascendente. Mi receptáculo, por ejemplo, es nacido bajo el signo de Cáncer porque la Tierra barría esas energías cuando en el Zodíaco Cáncer estaba en cenit.

Interlocutor: ¿El Zodíaco existe, entonces?

Ron Hubbard: El Zodíaco existe, pero es una invención de la Astronomía, no de la Astrología. El Zodíaco significa esto: los antiguos astrónomos −astrónomos y no astrólogos, porque estamos hablando de telescopios− veían dibujos en el cielo formado por las estrellas.

Interlocutor: ¿Veían dibujos o los imaginaban?

Ron Hubbard: Los imaginaban.

Interlocutor: Ahora está claro.

Ron Hubbard: Entonces veían que determinadas estrellas formaban un carnero y le pusieron Aries, veían que otras estrellas dibujaban un toro, entonces le pusieron Tauro, veían que otras estrellas dibujaban dos gemelos abrazados y entonces le pusieron Géminis, a la cuarta un cangrejo−Cáncer−, a la quinta un León −Leo−, a la sexta una mujer delgadita que decían que era una virgen −Virgo−, a la séptima una balanza −Libra−, y así sucesivamente.

Interlocutor: ¿Todo esto fue tomado después por los astrólogos para armar lo suyo y desvariar?

Ron Hubbard: Por supuesto que sí. Donde existen en realidad los signos del Zodíaco es en el mapa astronómico, no en el astrológico: Aires, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis.

Interlocutor: Entonces existen.

Ron Hubbard: Existen, pero como puntos astronómicos. Hay muchos más que están fuera del Zodíaco: la Cabellera Solar, la Cruz del Sur, el Can Mayor, Sirio, Alfa del Can Mayor, pero son dibujos creados por la mente de los astrónomos nada más, en la realidad no existen. ¿Cómo van entonces a afectar si además esos signos son dibujos formados por estrellas a decenas del años luz de la Tierra?

Interlocutor: En concreto, entonces, la cuestión de que tal nacimiento en tal día es Tauro, tal otro día es Escorpio, etc., tiene origen en la Astronomía y no en la Astrología.

Ron Hubbard: Totalmente. Eso lo tomó la Astrología de la Astronomía, porque la Astronomía dice que de tal día a tal día está en el cielo tal dibujo, en tal mes está en el cielo tal dibujo, y así por el estilo. La Astronomía es milenaria, no así la Astrología.

Interlocutor: ¿Dónde está concretamente la confusión?

Ron Hubbard: Lo que ocurre es que como antes no existía la Astronomía porque no existían los telescopios, los sabios antiguos se llamaban "astrólogos", no astrónomos. ¿Se entiende lo que quiero decir?

Interlocutor: Sí, perfectamente.

Ron Hubbard: Pero la Astrología no es exacta, la ciencia exacta es la Astronomía.

Interlocutor: ¿Está bien decir, para no dejar dudas, que la Astrología no sólo no es exacta sino que es falsa.

Ron Hubbard: Es correcto.

Interlocutor: Para ir terminando con el tema, que ya lo tengo bien clarificado, ¿usted la conoce a Linda Goodman, que escribió algunos libros que considero maravillosos sobre los signos del Zodíaco y el carácter?

Ron Hubbard: Sí, por supuesto.

Interlocutor: ¿Cómo es que salió un libro tan fabuloso de algo tan falso como la Astrología? Cuando yo leo en su libro las características de cada signo, en general coinciden con la realidad. Yo me veo reflejado perfectamente con mi carácter impulsivo pero capaz de controlarlo, con esa necesidad de vivir las cosas al extremo, especialmente el sexo, más allá de que lo ponga en práctica o no, pero el impulso está. Además, soy criticón por naturaleza, aunque aprendí a contrololarme.

Ron Hubbard: Porque tuvo la habilidad de ir estudiando los caracteres de los distintos consultantes que tenía y los anotaba. Cada signo tiene en común determinadas cosas. Así como tú con otro escorpiano no tienes nada que ver, con otro puedes tener muchas cosas coincidentes. Dicen que los de Cáncer son soñadores e intuitivos, dicen que los de Capricornio son cerrados, más bien hoscos, etc.

Interlocutor: ¿Pero esto tiene algo que ver con el barrido de energías al que usted se refirió?

Ron Hubbard: ¡Eso es precisamente lo único que tiene que ver! Ese barrido de energías marca, hace una muesca, en el decodificador y ya le da al encarnado la personalidad de por vida.

Interlocutor: Olvidémonos por un rato de los astrólogos, y veamos las cosas desde el punto de vista de la Astronomía exclusivamente.

Ron Hubbard: ¡Pero es que esto es exclusivamente desde el punto de vista de la Astronomía, no desde el punto de vista de la Astrología!

Interlocutor: Bueno, pero a lo que me refiero es que los astrónomos no tienen en cuenta lo que los astrólogos sí tienen en cuenta. ¿Esa es la estupidez de los astrónomos?

Ron Hubbard: Así es, ésa es la estupidez. Los astrónomos saben que hay barrido de energías, pero jamás van a reconocer que ese barrido de energías va a afectar biológicamente el decodificador humano.

Interlocutor: Ya entendí perfectamente. Es decir que cuando yo nací, ese barrido de energía es el que me dio esas características.

Ron Hubbard: Te dio esas características de "personalidad terrenal", es decir de tu 10 %.

Interlocutor: De todo lo expuesto se deduce palmariamente que el signo que se ha dado en llamar por ejemplo Tauro podría haberse llamado "Hormiga" y el resultado sería el mismo.

Ron Hubbard: Claro, porque el nombre no tiene nada que ver. Los nombres son simplemente la representación imaginaria de dibujos estelares que hicieron los astrónomos de la antigüedad.

Interlocutor: En resumen, esa energía que yo recibí el día de mi nacimiento es la que me dio las características que los astrólogos marcan para Escorpio como revolución solar.

Ron Hubbard: Correcto. Aparte, las características de un signo no rigen durante todo un mes. Fíjate que el período se divide en tres decanatos y cada decanato puede tener una característica aparte.

Interlocutor: ¿Los barridos de energía son siempre los mismos, es decir son siempre constantes.

Ron Hubbard: Son siempre constantes a pesar de que la Tierra no recorre siempre el mismo espacio.

Interlocutor: ¿Cómo que no recorre el mismo espacio?

Ron Hubbard: Claro, porque así como durante 4500 millones de años la Tierra giró en un mismo lugar, en un mismo espacio, alrededor del Sol, esta afirmación es relativa, porque a su vez el Sistema Solar también se mueve en el brazo de la Galaxia, o sea que en definitiva la Tierra no está siempre moviéndose en el mismo espacio. Y la Galaxia también rota y también lo hace la Vía Láctea. Pero los barridos siempre son similares porque los neutrinos y los fotones que envía el Sol siempre van a ser los mismos en cada momento.

Interlocutor: Ahora entendí. En concreto, a lo que el decodificador recibe del barrido energético también hay que agregarle las propias características de la persona, el lugar donde nació, la raza, sus padres, sus hermanos.

Ron Hubbard: Así es, y también el ego que pueda tener.

Interlocutor: ¿Y el ascendente?

Ron Hubbard: El ascendente es otra cosa. El ascendente es la hora. Y la hora de nacimiento también es importante porque marca un barrido especial, porque es cuando el barrido empieza. Es decir que el ascendente marca más que el propio signo. porque el ascendente representa el momento en que el espíritu toma la energía.

Interlocutor:¿En definitiva, los astrólogos sin saber la verdad subyacente aciertan?

Ron Hubbard: Correcto. Hay algo que quiero remarcar antes de concluir este tema. Fíjate que el espíritu encarna casi nueve meses antes de nacer. La pregunta entonces es: ¿por qué el barrido energético afecta recién cuando el bebé nace, es decir cuando la madre da a luz? Porque antes del nacimiento el bebé está protegido por el líquido amniótico de la placenta, del mismo útero, y entonces es como que ese barrido energético no le llega. De alguna manera está protegido por las vibraciones áuricas de la madre. El aura de la madre vibra y esa vibración impide que ese barrido energético se filtre, y por eso se empieza a contar desde que el bebé nace, a pesar de que el espíritu encarnó cuando ya era feto.

Interlocutor: Concretamente, por lo tanto, ese barrido energético recién influye a partir de que el bebé se exterioriza.

Ron Hubbard: Correcto, no cuando el espíritu encarna sino cuando nace.

Interlocutor: Está claro.

Ron Hubbard: Voy a concretarlo para que no quede ningún tipo de duda. El espíritu encarna al poquito tiempo de que el feto ya está implantado. Bien. El aura de la madre está vibrando. Aparte, se está formando el líquido amniótico. La placenta está protegida dentro del cuerpo de la madre, porque que hay un torrente sanguíneo que de alguna manera impide que esas vibraciones exteriores lleguen a ese feto en formación, embrión, gameto, etc. Cuando el bebé está a punto de nacer, es decir, cuando la madre está a punto de dar a luz, es ahí cuando sale al exterior y recibe esa vibración de neutrinos.

Interlocutor: Maestro, creo recordar que se dice que los neutrinos atraviesan todo tipo de superficies. ¿Esto es cierto?

Ron Hubbard: Sí, es cierto, y por lo tanto también atraviesan la placenta y el líquido amniótico, pero no lo hacen en tanta medida como en el nacimiento en razón de la protección mencionada. Por eso se cuenta a partir de éste.

Pero a su vez hay otros elementos, como partículas subatómicas, como fotones, que son los fotones de luz, y otros, amniones, que llegan hasta el bebé cuando nace y le marcan su decodificador.

Interlocutor: ¿Los animales también son influidos de la misma manera?

Ron Hubbard: Por supuesto. Desde el momento que esa barrida energética afecta al decodificador humano también afecta al decodificador de los animales. Un gato que nace en marzo no es lo mismo que un gato que nace en septiembre.

http://www.grupoelron.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...