20 de agosto de 2011

¿Nuevo Signo Zodiacal?

¿Nuevo Signo Zodiacal?
Seguramente habrán escuchado nombrar la noticia de que circula por nuestro cielo un nuevo signo, el cual ha hecho temblar a la comunidad de Astrólogos, y a muchos personas que incluso se han hecho cuestiones del tipo: ¿y ahora de qué signo soy?
Hay que dejarle lugar a este signo. Entonces… ¿yo sigo siendo de Leo o tengo que ser de Cáncer?

Cuando algunos amigos me preguntaron sobre este tema, yo ni estaba enterado sobre esto. Al principio me pareció un disparate, ya que el artículo que había leído sobre el tema, parecía estar escrito más por un periodista agnóstico que por un verdadero astrólogo…
Desde mi manera de comprender, lo que ese texto me decía era descabellado: “Debido al surgimiento de este nuevo signo que los astrólogos y científicos han descubierto, todos los demás signos deben darle un espacio, por lo que debemos mover nuestros signos hacia atrás, y ahora algunos de los que eran de Sagitario pasan a ser de Capricornio, los de Escorpio a ser de Virgo… y así sucesivamente.”
Más o menos esa era la idea de lo poco que leí al respecto… me pareció totalmente absurdo.
Sí hay algo que dentro de todo esto me resonaba.
Desde que era pequeño, a mi madre le decía que cuando había 13 meses todo era más fácil.
Con los años, me hablaron del Calendario Lunar Maya, de 13 meses, y cobró sentido para mí ese tema que me tenía preocupado.
También recordaba que había un signo para ese mes 13… un signo al que hace miles de años llamaban “El Águila”.
Su historia
Águila era la fuerza que estaba entre los Cielos y las Tierras. Lo que recuerdo de esta historia, es que a todos aquellos seres que venían de los cielos, se les llamaba los “representantes del Águila”, pues eran quienes observaban desde los Cielos, como el águila…
Tras siglos, incluso milenios, en que muchas razas diferentes provenientes de los Cielos, profanaron a la humanidad, usándola para sus propios objetivos y necesidades, los seres supremos de los Cielos, aquellos provenientes de los Soles, pusieron castigo al Águila, y la sacrificaron, enterrándola bajo la tierra, encarcelándola con los Intraterrenos, convirtiendo al águila en un ser ciego y rastrero, en el arácnido temido: el Escorpión.
Fue así que el Águila se unió al Escorpión, y dejó de existir el 13º mes…
Los humanos olvidaron por un largo tiempo esta energía, hasta el momento en que resucitara sana, con espíritu puro, otra vez.
Parece ser que este es el tiempo.
De todas formas, nunca hubiese entendido esto si no hubiese estado de visita en la famosa tierra de Capilla del Monte, en Córdoba, Argentina, visitando a amigos. En esta visita de un día, surgió el tema de este nuevo signo, y Jorge Saco, astrólogo de profesión y vocación, me desasnó respecto al tema, el cual intentaré explicar a mi manera lo que sus palabras me organizaron:
El Nuevo Signo del Zodíaco: Ofiuco
Jorge Saco es una especie de astrólogo revolucionario a mi visión, es una persona con la cual comparto la visión de los cielos, y al cual me gusta mucho escuchar cuando habla sobre la vida humana y social desde las estrellas.
Como él me dijo de sí mismo… es un convencido de la transformación constante de los cielos, y por lo tanto, de la astrología.

No podemos estar manejándonos aún con la misma astrología del 1200 d.C.!” dice, “es una locura pensar que nuestras sociedades siguen rigiéndose por las mismas leyes astrológicas de hace siglos atrás, cuando claramente nuestra sociedad se ha modificado muchísimo en su manera de hacer y pensar
Él explica:
Hay que tomar la siguiente imagen… nos subimos a un coche y viajamos desde Córdoba hasta La Falda… cuando estemos arrancando, el panorama va a ser de edificios, asfalto, autos, mucho ruido… y en tanto salgamos de la ciudad, veremos autopistas, campo extenso, y cuando estemos entrando en las Sierras, veremos montañas, pueblitos pequeños, otras personas diferentes, menos ruidos, habrá curvas… hay que pensar que ese auto, ese coche, es la Tierra y todo nuestro sistema solar; se mueven lento, pero todos juntos van viajando hacia un lugar, y en ese viaje, el paisaje cambia, y eso es lo que estamos viviendo, en tanto más cerca estemos del centro galáctico, más estrellas nos irán afectando, y la astrología tendrá que ir cambiando en ese recorrido”.
Ésta, podría decirse, comienza a ser una revolución para los astrólogos… Hoy en día, el 100% de los astrólogos, saben de astrología por libros o programas informáticos… los últimos astrólogos que han puesto las bases para lo que hoy manejamos todos, fue en el Renacimiento, hace unos 5 siglos atrás… y ha permanecido desde entonces, prácticamente idéntica.
...Todo cambia...
Jorge me explicó que Ofiuco era un ser que en la mitología Griega, devolvía a la Vida a los muertos… hasta que Hades, dios de los Infiernos y la Muerte, se quejó a Zeus de que Ofiuco iba en contra de las leyes de la Naturaleza, y por esta razón, Zeus lo ejecutó. Al matarlo, nadie más pudo volver de la ultratumba. Pero arrepentido de lo hecho, elevó el cuerpo de Ofiuco a los cielos, convirtiéndolo en estrellas, en un pequeño grupo estelar entre Escorpio y Sagitario.
También me cuenta, que tal vez debido a esta labor de liberación de los muertos, él ha visto que en los pocos días que le corresponden a Ofiuco en el zodíaco (unos 11 más o menos) la gente que ha nacido en esos días, a diferencia de Escorpio o Sagitario, representan mucha más tendencia a la sanación, tanto por el camino de la medicina como por las terapias o dones de sanación.
De todo esto debemos sacar algo en claro… Los cielos cambian… Nosotros viajamos, y el paisaje a veces nos influye, y a veces no… a veces una montaña nos tapa otra, a veces vemos muchas más… a veces hay nubes, a veces un fuerte sol…

Como me dijo Jorge… hay que tener en cuenta que en la astrología, nunca deberíamos restar energías que nos afectan… no por ahora algunos nacer en Ofiuco, dejan de ser Sagitarianos o Escorpianos, sino que tienen la fuerza de los tres, sumado a la Luna, a Saturno, a Marte, a cómo esté Tauro apuntándonos, a dónde esté el sol, a cuál sea nuestro opuesto, nuestro ascendente… todo influye… nada que pase o por lejos que esté deja de influirnos, todo nos compone.
Por eso, tengan todos en cuenta, que nadie va a dejar de ser de uno u otro signo, sino que ahora podemos tomar conciencia con este suceso, de que hay más de 12 signos que siempre nos influyen, sino que hay millones de objetos determinando nuestro camino acorde a lo que hemos pactado.
Fluyan con el viaje… no se asusten por el paisaje… disfruten de él. Nosotros estamos cambiando…
esa es la mayor prueba que tenemos para saber que todo está cambiando a nuestro alrededor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...