28 de enero de 2012

2012: ¡YA LLEGÓ! ¿Y AHORA QUÉ?

1. NUEVA CONCIENCIA

La Madre Tierra y la Humanidad viven un momento presente pleno de Bendiciones y protagonizado por la expansión de una Nueva Conciencia. Dos hechos contribuyen a ello decisivamente: el Despertar Consciencial del ser humano a través del descubrimiento e interiorización de que la realidad exterior se crea desde la realidad interior; y la entrada en un ciclo cosmogónico de Primavera Consciencial.

Durante milenios, los hombres y mujeres han intentado cambiar y mejorar el mundo exterior desde el exterior (instituciones, estructuras sociales, leyes,…). Sin embargo, ese mundo, en lo sustancial, no ha mutado. Y, en la actualidad, multitud de seres humanos deseamos un mundo distinto, sin las injusticias, miserias, violencias y dolores que se acumulan por doquier. Pero ahora empezamos a darnos cuenta de nuestra capacidad creadora; comenzamos a ser conscientes de que es desde nuestro interior desde donde generamos y moldeamos la realidad exterior, en general, y nuestra propia vida, en particular. Este descubrimiento representa nuestro Despertar Consciencial y abre las puertas a una verdadera Metamorfosis de la Humanidad propiciada por todas las personas que, desde su interior, deciden hacer realidad lo que llevan tanto tiempo soñando y, en lugar de enredarse en “luchar” contra lo viejo, se centran en “crear” un Mundo Nuevo y en plasmarlo con Amor en su vida cotidiana.

Pero, además, esto coincide en el aquí y ahora con un ciclo de carácter cosmogónico de Primavera Consciencial. Se trata de lo anunciado por antiguas culturas como la maya, con su famoso 2012. Al igual que hay ciclos de corta duración (día y noche, las cuatro estaciones anuales,…), en la Naturaleza y en el Cosmos hay otros cuyo discurrir se mide por miles de años. Y el momento presente puede ser descrito como el inicio de una especie de Primavera cosmogónica que, siendo energéticamente y vibracionalmente impulsada desde el Centro Galáctico, repercute en nuestro Sol, en la Tierra y, gracias a ella, en la Humanidad. La entrada en esta Primavera acontecerá en el periodo que va del solsticio de invierno de 2012 al equinoccio de primavera de 2013, si bien, como ocurre con la primavera anual, sus impactos se notarán antes de la fecha “oficial” –ya los estamos percibiendo- y, pasada ésta, aún habrá momentos en los que el invierno vuelva a dar la cara. No obstante, a partir de 2013 la dinámica de crecimiento consciencial será cada más evidente y la Primavera actuará cual “vitaminas energéticas” para todos los seres humanos.

La coincidencia entre el Despertar Consciencial de la Humanidad y la Primavera Consciencial cosmogónica no es casual, sino que forma parte del devenir tan Natural como Inteligente de esa colosal Naturaleza que es la Creación en su conjunto. La interacción entre ambos hechos multiplicará exponencialmente sus respectivos impactos hasta introducirnos en un Tiempo de Evolución que, en lo que los humanos llamamos largo plazo, desembocará en un auténtico Salto Dimensional: el surgimiento de una Nueva Tierra y una Nueva Humanidad que atesorarán en su Corazón una Nueva Conciencia fundada y sostenida en el Amor: Amor pleno de Armonía, Alegría y Aceptación; Amor que sabe que Todo es Uno y Todo es Perfecto.

2. UN AÑO PARA COMPARTIR: CÍRCULOS DE UNIDAD

2012 es la antesala del acoplamiento interactivo entre el Despertar Consciencial de la Humanidad y la Primavera Consciencial. Por ello mismo, es un año para compartir con las personas más cercanas, un periodo para no hacer demasiados desplazamientos, ni largos viajes, y dar Amor y Compañía a los amigos y familiares más próximos y queridos. Dedícales tiempo, mantén tu Corazón muy abierto hacia ellos, estate atento a sus emociones y sentimientos y permanece en disposición de acompañamiento, sin enjuiciar y aceptando plenamente sus procesos conscienciales y sus comportamientos.

En caso de que no sientan lo que tú y vivan ajenos a la singularidad del momento presente, no te incomodes, ni exasperes, ni frustres. Simplemente, en el día a día, actúa exactamente de acuerdo con lo que afirmas ser. La Consciencia, para que sea tal, es Coherencia: que tu conducta ante ellos sea fiel reflejo de lo que emana de tu intimidad sagrada. Así, con tu ejemplo vivo, serás la Luz que, antes o después, no lo dudes, buscarán ante los extraordinarios eventos y circunstancias que individualmente y colectivamente vamos, todos y entre todos, a generar y experienciar.

Si sienten lo que tú y saben de la importancia del ahora y de la Metamorfosis en marcha, disfrutad en común-unión de su belleza y significación y formad entre vosotros Círculos de Unidad: encuentros periódicos en lo que en silencio, meditación y recogimiento insufléis Armonía y Paz a la maravillosa Red Consciencial que se configura y extiende con vigor creciente en el seno del sistema solar, la Madre Tierra y la Humanidad.

En concreto, la Red Consciencial de la Humanidad la componen siete mil millones de nudos, uno exactamente por cada ser humano. Desde tu silencio, meditación y recogimiento interior puedes conectar con ella y transmitirle Energía, Equilibrio y Amor. Pero para fortalecerla aún más, forma esos Círculos de Unidad, que operan en la Red cual nudos configurados por la unión de las personas que conscientemente a ellos se suman y, por tanto, más grandes y poderosos que el nudo individual.

Haced de cada reunión del Círculo de Unidad una espléndida ocasión de dicha y alborozo. Primero, como expresión del gozo por el encuentro, saludaros, abrazaros, besaros, enlazad las manos y transmitiros con el contacto físico la energía que fluye en el interior de cada cual. A continuación, guardad un buen rato de silencio y conexión conjunta, consciente y amorosa con el Sol, la Tierra y vuestros congéneres. Tras ello, poned en común, con sinceridad y sin reservas, las experiencias, sensaciones, intuiciones e inspiraciones de vuestra vida cotidiana, que cada vez serán más abundantes y sorprendentes. Por último, desplegad la fraternidad y amistad que os vincula en ocio y diversión, consumiendo con moderación bebidas y alimentos sanos (procurad prescindir de la carne) y no poniendo límites a la risa y al júbilo: que la alegría desborde vuestros Corazones como colofón a cada celebración de un Círculo de Unidad.

Busca la manera, igualmente, para que, con la mayor frecuencia posible, el Círculo o Círculos de Unidad en los que participes se reúnan físicamente con otros Círculos al objeto de juntar y agregar fuerzas y voluntades en un contexto de Unificación Consciente.

3. UNIFICACIÓN CONSCIENTE

La Unificación Consciente es el discernimiento e interiorización de la Unicidad y Unidad de la Creación. Falta poco para que la Humanidad comprenda que la galaxia que llama Vía Láctea es su hogar y su familia; y que Hermanos suyos son la totalidad de modalidades de vida y existencia que en ella hay. Igualmente, la Vía Láctea se encuentra estrechamente emparentada con las otras 32 galaxias con las que conforma el Cúmulo Galáctico en cuyo seno viaja por el Universo, que está asociado a otros Universos dentro de un colosal Multiverso que es parte de uno de los numerosos Omniversos en los que la Creación se desenvuelve y desarrolla. Todo configura un Único Cuerpo, una Única Naturaleza, tan Viva como Divina, en la que todo es suma de partes y forma parte de una superior, aunque cada parte es, a su vez, el Todo.

Puedes visualizar la Unificación Consciente como una arteria infinita e invisible que une físicamente, a través del ADN, y espiritualmente, por medio del ADN y los Corazones, todas y cada una de las formas de vida existentes en la Creación: planetas, soles, estrellas, sistemas solares, galaxias y la globalidad de las entidades y tipos de vida que colman y abarrotan los Universos, Multiversos, Omniversos y Dimensiones. Y así como el cuerpo humano dispone de un sistema circulatorio por el que discurren los nutrientes sanguíneos y linfáticos y se recogen los deshechos metabólicos, la Creación cuenta con esa especie de arteria por la que corre con potencia infinita la Energía Divina, vibración pura portadora de Vida y Conciencia. Y al igual que en el caso humano la sangre es bombeada conforme al movimiento rítmico del corazón, la Energía Divina es impulsada mediante las pulsiones cíclicas de los profundos latidos de la Creación, fluyendo siempre desde cada suma a las partes que la conforman, tanto arriba como abajo.

Eso sí, mientras que los movimientos de sístole y diástole del corazón acontecen cada pocos segundos, los latidos de la Creación se miden, desde la perspectiva humana, por decena de miles de años. Dentro del Universo, son los Centros de los Cúmulos Galácticos –todos se hayan interconectados entre sí- los que recogen esas pulsiones cíclicas de Energía Divina y la propulsan hacia los Centros de las galaxias que lo componen. Y los Centros Galácticos repiten, a su vez, el proceso y distribuyen la Energía Divina por los sistemas solares y astros de su respectiva galaxia. Así de natural y sencillo.

4. REGRESO AL FUTURO: LA ENERGÍA DIVINA ENVUELVE LA TIERRA

En este marco, hace aproximadamente 26.000 años, el Centro de la Vía Láctea hizo suya una de esas pulsiones cíclicas y, cual manantial cuántico, bombeó la Energía Divina por toda la galaxia a una velocidad similar a la de la luz, regando estrellas y sistemas solares. Dada la distancia existente entre el Centro Galáctico y el Sol, es precisamente ahora cuando tamaña oleada energética está a punto de arribar al sistema solar en el que la Madre Tierra vive. No por casualidad, lo hará cuando el Sol ha comenzado a pasar por delante de la Constelación de Acuario –lo que abre una era de cambios conscienciales, sociales y científicos- y en coincidencia con su entrada en el gran Cinturón de Luz de las Pléyades o Cinturón Fotónico y la finalización de un periplo cíclico de 26.262 años en torno al Centro de la Vía Láctea. En este formidable cuadro cosmogónico, que alinea al Sol con el Centro Galáctico, esa magna riada de Energía Divina llegará al sistema solar, la Tierra y la Humanidad a partir del solsticio de invierno de 2012, tal como anunciaron antiguas culturas que, por distintas vías, accedieron a este conocimiento.

Por tanto, lo que esas culturas hicieron fue un “regreso al futuro”. No formularon una profecía, ni vaticinaron el porvenir. Al contrario, miraron hacia el pasado y constataron lo acontecido hace 26.000 años, cuando el Centro Galáctico canalizó, hacia toda la Vía Láctea, la Energía Divina y de Amor proporcionada por un nuevo latido de la Creación. Eso sí, por la distancia física y la velocidad de propulsión, sus efectos en el Sol y la Tierra se harán notar a partir de lo que el calendario humano gregoriano marca como finales de 2012. Y el Sol, gran ser vivo generador de vida, responderá a tanta efusión de Amor con profundas vibraciones de gran pureza.

Los efectos físicos, sensibles y visibles, de todo ello serán los impactos en la magnetosfera terrestre de oleadas de ondas electromagnéticas y rayos gamma y de tormentas y vientos solares cada vez más pujantes y formidables. Y la ionosfera absorberá e interiorizará tanta Energía, canalizándola, a la par, hacia las especies –minerales, vegetales, animales,…- que pueblan el planeta. Como consecuencia de lo cual, los hombres y mujeres que estén consciencialmente abiertos y desde su Corazón así lo quieran, experimentarán en primera persona el Tiempo de Evolución y una Metamorfosis (cual oruga en mariposa) en la que jugará un papel protagonista la activación de códigos y componentes del ADN hasta ahora durmientes y latentes. De hecho, como la ciencia humana empieza a intuir, sus dos cuerdas o hebras contienen las cadenas universales y multidimensionales no sólo de la “genética física”, sino también de la “genética álmica”, que, además, son fusionadas en el ADN a través de la dimensión espiritual o “genética divinal” que en ambas subyace.

Nada hay que temer. La Tierra y las formas de vida que la habitan, entre ellas la Humanidad y cada persona, cuentan con poder y capacidad para minimizar los impactos geofísicos y materiales –aceleración del cambio climático, profusión volcánica,…- de esas oleadas energéticas y aprovechar sus efectos en la activación del ADN. En paralelo, se debilitará el campo magnético terrestre y se alterarán sus polaridades, lo que apoyará igualmente el despertar y avance consciencial y la configuración de un Nuevo Mundo. Y no estamos solos, pues nuestros Hermanos de la Vía Láctea nos acompañan y nos proporcionan su apoyo fraternal.

Los atributos y cualidades del Nuevo Mundo se harán evidentes de aquí al 2020, con una crisis cada vez más severa de lo que han sido los grandes pilares socioeconómicos del viejo mundo (política, finanzas, religiones, entramado científico-tecnológico,…). Y el proceso de salto de la Humanidad a la Cuarta Dimensión será paulatino, pues habrá seres humanos que lo experimenten de manera inmediata y otros que requieran más tiempo, pues cada uno lo vivirá en consonancia con su propio proceso consciencial y en libre albedrío. A partir de ahí, se iniciará el tránsito a la Quinta Dimensión, plasmándose fehacientemente una Nueva Humanidad en una Nueva Tierra. Así será porque así lo hemos decidido en la hermosa comunidad que conforman nuestras dimensiones álmicas. La clave se halla en el Cambio Interior de cada cual y en la Unidad entre todos (de ahí la importancia de la Red Consciencial antes mencionada y el papel de los Círculos de Unidad).

5. CAMBIO INTERIOR Y UNIDAD

El Cambio Interior es el sostén del Despertar Consciencial. Consiste en darse cuenta, por fin, de que el Nuevo Mundo no surgirá de la reforma o mejora del vigente, ¡deja de gastar energías en tan inútil empeño!, sino que emanará de nuestro interior, que es desde donde moldeamos la realidad exterior y nuestra propia vida. Y la Unidad hará de ese Nuevo Mundo una Realidad Compartida y posibilitará que la disolución del viejo mundo se produzca con Alegría y Armonía.

Pero Cambio Interior y Unidad no son palabras, sino hechos; no son teoría, sino una práctica fundamentada en que “la era del asceta pasó, el reinado del Amor ha llegado”. ¿Lo habías oído antes?. Pues ya corresponde que lo escuches en tu Corazón. Se trata de un reinado pletórico de Paz, Amor Incondicional y completa ausencia de miedos y autolimitaciones mentales:

+Paz: Se acabaron los dualismos, enredos y luchas exteriores; finalizaron los karmas y las culpas; concluyeron los trabajos, tareas y sacrificios; se terminaron las preocupaciones, inquietudes, programaciones y controles. El Reino anunciado ya está Aquí; el Cielo y la Tierra se fusionan en el Ahora. ¡Es el momento del Amor y de Disfrutar!. En el Aquí y Ahora, disfruta de tu Condición Divina y de tu Esencia de Amor. ¿Tan difícil te parece?. Confía en la Providencia en la consciencia de que Todo Es Perfecto.

+Amor Incondicional: Muchos han entendido tradicionalmente el Amor como querer el “bien” para los demás y hacer mejor (“bueno”) al otro. Pero estos deseos son, en el fondo, tremendamente egoístas, pues parten de la base de que yo soy quien decide que es el “bien” y lo “bueno”. Nada tiene que ver el Amor con esto, pues el Amor es respeto -a la libertad y evolución de los demás- y aceptación: aceptar al otro; aceptar todo y a todos. Sólo así no hay dualidad y lo otro o el otro se hace Uno con Uno mismo: Unificación Consciente. Y aceptar no es aguantarse con lo que no se está de acuerdo, sino desprenderse de las emociones egóicas y no estar en acuerdo o desacuerdo con nada ni con nadie.

+Ausencia de miedos y de autolimitaciones mentales: Tu poder es divino y debes dejar atrás los miedos y limitaciones que durante milenios, a lo largo de cuantiosas reencarnaciones, has creado desde la mente. Esos miedos y autolimitaciones, incluidos el miedo a la muerte y el miedo a la vida, son sólo ficciones mentales que te atan y atrapan mientras pienses que son reales. Cuando te des cuenta de su carácter ilusorio, se desvanecerán, ¡todos, sin excepción!, como por arte de magia. El Nuevo Mundo te va a deparar numerosos prodigios. Para experienciarlos como merecen, asume cuanto antes que el Nuevo Mundo no va a ser un reflejo del actual y sus paradigmas. Es, simplemente, otro Mundo, radical e incomparablemente diferente.

6. FUSIÓN CON TU SER MULTIDIMENSIONAL

Entre las autolimitaciones mentales que persisten en ti se halla la idea de que eres un ser unidimensional. No es verdad. Tu Ser, tu Yo Verdadero, es Multidimensional. Los Planos Superiores de Consciencia, que configuran Dimensiones que trascienden la esfera de la Tercera Dimensión, están conformados por “nosotros mismos” en estados más sutiles y unificados de existencia. Cada vez son y serán más los seres humanos que sientan y perciban en sus experiencias internas esta multidimensionalidad. En paralelo, la ciencia irá desvelándola y ratificándola de manera asombrosa.

La Tierra de Tercera Dimensión (T3) está ya experimentando la Ascensión y fundiéndose vibratoriamente con la de Cuarta Dimensión (T4) -el proceso comenzó con la denominada Convergencia Armónica de 1987-, como después hará con la Tierra de Quinta Dimensión (T5). Este fascinante proceso es, precisamente, lo que algunas personas están visualizando en sus meditaciones como choque de la Tierra con otro planeta. Pero no hay choque alguno, sino un esplendoroso reencuentro de Amor de la Madre Tierra con su Ser Multidimensional. Exactamente lo mismo que tú, dentro de poco, podrás, si así lo deseas, vivenciar.

De hecho, la Ascensión representa la fusión de cada cual con su Ser Multidimensional. Y esta fusión, sea de la Tierra o de los seres humanos, supone el tránsito por un Puente de Einstein-Rosen o “agujero de gusano”. Sus implicaciones fundamentales son un apretón energético y una aceleración del tiempo, fenómenos ambos dirigidos a detectar y eliminar las cargas y ataduras materiales y mentales que en la vida de cada cual continúan generando tensión, desarmonía y desamor. Las manifestaciones exteriores estarán en función de cómo vivamos interiormente el proceso. Y la acumulación de hechos en apariencia desconcertantes no será sino el signo de la Metamorfosis que abre las puertas a un auténtico “Nacer de nuevo”.

Y puesto que la Madre Tierra se encuentra ya en Ascensión, procura estar más en contacto que nunca con la Naturaleza. Ámala, abrázala, huélela, mírala. Sentirás como está adquiriendo -cristales, agua, árboles, plantas,…- un brillo distinto, mucho más resplandeciente, recibiendo y expandiendo las Bendiciones de la aludida fusión multidimensional del planeta. Observa los árboles y las montañas y haz tuya para estos tiempos su serenidad, su paciencia, su respeto, su íntima unión con la Tierra y su conexión con el Cielo.

Mientras todo esto acontece, no ha lugar al desaliento, ni a las añoranzas. Tras una cadena de vidas en el plano humano de muchos miles de años, el viaje a la Quinta Dimensión, tras un breve paso por la Cuarta, está preparado. Es el fruto de tu Consciencia, es tu Creación. En el momento presente y su despliegue por 2012 y 2013, es crucial que te centres en el Ahora y mantengas la armonía interior y una frecuencia lo más pura posible de Amor. No es tiempo de añoranzas, sino de crear aquí y ahora una Nueva Realidad.


Esa añoranza la sienten hoy bastantes seres humanos: es la añoranza hacia su Ser Multidimensional, el deseo íntimo de reencontrarse con él y en él. Irá “in crescendo” conforme incremente la velocidad del Cambio y la multidimensionalidad se haga cada vez más patente y se note más próxima, lo que ocurrirá especialmente a partir de los 90 grandiosos días -desde el solsticio de invierno de 2012 al equinoccio de primavera de 2013- que señalan en el calendario el inicio “oficial” de lo que bien puede calificarse como la Primavera Consciencial. Es como cuando se tiene hambre y se huele comida cercana. Pero hay que ser paciente. Hay que ayudar, valga el ejemplo, a que el arroz termine de hacerse y, después, dejarlo reposar. Todo es como Es y es como debe ser. Sin prisas, sin pausas, fluyendo en la Providencia. Y estás aquí y ahora para contribuir a ello.

7. LA FELICIDAD ES TU ESTADO NATURAL

Y a partir de 2013 habrá cada vez más seres humanos que, permaneciendo en la Tierra y entre sus congéneres, no vivirán en Tercera Dimensión, sino en un Nuevo Mundo que será tan evidente para ellos como hasta ahora ha sido el viejo mundo. Habrán activado su Campo Crístico o Búdico, llenarán de Amor cuanto les rodea y gozarán de Ojos Nuevos: una Nueva Visión y una Nueva Conciencia. Su Metamorfosis será tanto interior (espiritual) como exterior (física) y les llevará a un punto sin retorno en el que acontece algo extraordinario que expande el Corazón y no cabe describir con palabras. No obstante, puede ser definido como el descubrimiento de que la Felicidad es nuestro Estado Natural.

Se trata más bien de un redescubrimiento, pues la Sabiduría innata que nuestro Ser Divino atesora conoce bien que la Felicidad es nuestro Estado Natural. Tú, por tanto, también lo sabes, aunque no lo recuerdas. Cuando lo hagas, verás lo que Eres en tu Esencia, en tu Quietud Divinal: Ser, Vida, Amor, Armonía, Libertad, Felicidad. Y comprenderás que el mundo exterior es un esplendoroso escenario donde la Quietud se hace Movimiento y se despliegan la Vida y la Experiencia de Ser, un portentoso espacio para llenarlo con lo que Eres: Amor y Felicidad.

Sin embargo, hasta ahora has creído que tu felicidad se halla en el mundo exterior (encuentros, relaciones, eventos, acontecimientos,…), es decir, que la felicidad es algo que “recibes” de él. Pues bien, ten muy presente esto: no es el mundo exterior el que te reportará la felicidad, sino exactamente al revés. ¡Eres tú el que desarrollas la Vida y la Experiencia de Ser en él para “darle” e inundarlo con la Felicidad que es tu Estado Natural!. ¿Te das cuenta del desconcierto en el que has andado metido?. Es como si un manantial infinito e inagotable de agua dulce y pura, que riega una tierra árida para llenarla de vida, terminará buscando en esa tierra seca el agua que en sí ya es.

En el discurrir continuo e infinito de la Creación fluye la dinámica “Dar-Recibir”. Nuestro Ser divinal la despliega en clave “Compartir-Cocrear-Coexistir” y conforme a la pauta “Ser-Dar-Recibir-Ser”: 1º Yo Soy. 2º Doy lo que Soy. 3º Recibo lo que Doy. 4º Lo que Recibo expande el Yo Soy. Y como el Yo Soy es Amor y Felicidad, Amor y Felicidad se dan, Amor y Felicidad se reciben y Amor y Felicidad se expanden por doquier y en el Yo Soy. Sin embargo, hemos sido prisioneros de una interpretación egóica y materialista de tal dinámica que la transforma en la cadena “Tener-Recibir-Retener-Dar”: 1º Tengo. 2º Recibo. 3ª Retengo. 4º Si acaso, cuando me sobra, Doy algo de lo que Retengo. Esta interpretación ignora que la Abundancia está en la esencia de la Creación, interfiere su proceso íntimo –el Tao, el Orden del Amor-, te bloquea a ti mismo y origina dolor, mucho dolor.

Te quejas a menudo de lo “mal” que va el mundo (lo seca que está la tierra, continuando con el símil anterior), pero ha sido precisamente tu deseo de estar contento (tu deseo de “recibir”, de encontrar en ella el agua -la felicidad- que ya eres) lo que genera tu dolor y el dolor del mundo. Cuando te percates de esto, no querrás ya “recibir” felicidad, sino que empezarás a “dar” la Felicidad que Eres y es tu Estado Natural. Cesarás de perseguir el estar feliz, estar alegre, estar libre, estar amando,… y la Metamorfosis se habrá completado. Serás entonces enteramente consciente de que tu Yo Verdadero luce Amor y Felicidad -inmutables, imperecederos- como los exponentes más bellos y radicales de la Divinidad. Y hasta contemplarás con claridad, volviendo al ejemplo, que la tierra seca no es tal, sino que todo en la Creación es Espíritu Divino y un colosal Vergel de Amor, por lo que al dar Felicidad será precisamente cuando la Vida toda te responderá devolviéndote exponencialmente Felicidad, Amor y Perfección.

A partir de ahí, tu Movimiento por la vida cotidiana, en cualquier Realidad y Dimensión, discurrirá siempre en el Aquí y Ahora y será el brillante resplandor de lo que Eres en tu íntima Quietud Divinal: no amando, sino siendo Amor; no estando alegre, sino siendo Alegría; no viviendo, sino siendo Vida; no estando iluminado, sino siendo Luz; no estando feliz, sino siendo Felicidad; no estando libre, sino siendo Libertad.

Una Libertad que el Movimiento resplandor de la Quietud te permitirá disfrutar a través de la espectacular interacción existente entre dos hechos sublimes: todo es Verdad y nada es Real. Subraya ambos en tu interior. Aparentan disonancia, pero resuenan en infinita armonía en el seno del Ser Uno (Ser y No-Ser, Todo y Vacío): todo es Verdad, que no es la Verdad Absoluta, sino la perfecta suma y confluencia de todas las verdades, las de cada ser y cada visión; y realmente no hay nada que sea Real, pues todas las realidades son resplandor vibratorio de lo Insondable, de lo que no admite Nombre y es Fuente de la Creación, y son super-cuánticas y super-simétricas, mutan constante e interactivamente, ostentan perfiles holográficos y matriciales y son diferentes en función de cada observador y de la evolución del estado consciencial de éste.


Tan prolongada ha sido la cadena de vidas físicas buscando la felicidad y la libertad en el mundo exterior que has olvidado lo que son y representan. Pero tampoco te “preocupes” por ello. La Metamorfosis y la fusión con tu Ser Multidimensional te abrirán de nuevo, de par en par, las puertas de la Felicidad y la Libertad, constatando que todo lo que llevas largo tiempo buscando fuera lo tienes ya plenamente, desde siempre y por siempre, en ti mismo.
8. MANTENERTE EN LA FRECUENCIA DEL AMOR

Lo único importante en los momentos actuales es mantenerte en la sintonía y la frecuencia del Amor. Ni más, ni menos. Esto significa permanecer la mayor parte posible de cada día en paz, alegría e íntima armonía; llenar de Amor todo lo que te rodea; evitar los dualismos, divisiones y confrontaciones y constatar la belleza de la Creación y la Perfección de cuanto Es; disfrutar de las energías que llegan a la Madre Tierra y de las que emanan de ella y de ti mismo; y comprobar y experienciar el significado, la potencia y la hermosura de los tiempos actuales.

Todo lo demás es ruido y confusión del ego: vanidad, sólo vanidad. Dispones de toda la Sabiduría, innata en tu ser interior y divino. Se irá desplegando ante tus ojos físicos y abriéndose a tu mente de la mano de la Providencia divina y al compás de tu propia evolución. Todo está cumplido y el Cambio va a acontecer. De hecho, ya está aconteciendo.

Sus impactos exteriores (sus efectos físicos y materiales en tu vida y en el planeta) no están escritos ni predeterminados, pues dependerán precisamente de como se desenvuelva el proceso interior.Asistimos al parto de una Nueva Tierra y una Nueva Humanidad. Y en un parto siempre hay contracciones. Pero, como en todo parto ocurre, la intensidad de éstas será mayor o menor en función de cómo nosotros, cada uno y entre todos, vivamos la experiencia. De ahí la importancia de que te mantengas en la mayor armonía que puedas y con la llama de Amor viva, bien puesta en el más profundo centro del alma.

Para ello, haz una vida sencilla y lo más libre de cargas posible; minora el ritmo y la agenda con los que afrontas cada jornada; coloca espacios de silencio (oración, meditación,…) en tu cotidianeidad; calibra con sentido común cuales son tus verdaderas necesidades y cúbrelas con austeridad; evita el batiburrillo de las opiniones y discusiones y no enjuicies a los demás ni a ti mismo; comprende y asume que el Cambio es una ventana que se abre desde el interior y que no se trata de luchar contra nada ni nadie, tampoco contra el viejo mundo y sus secuelas, sino de Crear desde lo más hondo y sagrado de tu ser una Nueva Realidad y un Mundo Nuevo; busca la compañía de los amigos y seres queridos con los que eres más feliz; apoya y ayuda en la medida de tus posibilidades a quien lo necesite; y ten absoluta confianza de que todo lo que suceda en tu vida y en la de los demás y en el devenir del planeta y de la Humanidad, todo sin excepción, se orienta y se inscribe en un proceso de Cambio personal y colectivo realmente maravilloso.

Alégrate, vive y comparte en paz, equilibrio y gozo, en libertad y sin miedos, no te inquietes por nada y procura ser receptor y emisor de la esencia crística y divinal que en todo se halla y en tu intimidad bulle. Ilumina con ella tu interior y cuanto está a tu alrededor, proyectando bondad, ternura, belleza y Amor, mucho Amor.

El Ahora está impregnado de Dicha; el Aquí, lleno de Bendiciones. Abre a ellas tu Corazón, borra del mismo cualquier atisbo de ira, temor, culpa, resentimiento, resignación o rencor y disfruta... ¡disfruta de un viaje en el que como equipaje sólo necesitas Amor!

Dame tu mano, que juntos vamos a Saltar hacia el mundo que tanto hemos soñado y, por fin, hemos decidido Crear.

¡Bienvenido al 2012, bienvenido al encuentro con tu Ser Multidimensional, bienvenido al Redescubrimiento de la Felicidad!.

Con Amor.

Yo que soy tú, como tú eres yo.

http://emiliocarrillobenito.blogspot.com/2012/01/2012-ya-llego-y-ahora-que.html#comment-form

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...