15 de abril de 2012

LA NUEVA RELIGIÓN DEL ESPÍRITU - El Creador de todo cuanto existe

Ø Las religiones están fabricadas por el ser humano con interpretaciones arbitrarias

Ø Rara vez se registraron con precisión las enseñanzas antiguas, y se han manipulado

Ø Dios continúa enviando a sus mensajeros para repetir la palabra y presentar nuevas verdades

Ø Las religiones no llevan pensamientos originales sino versiones condensadas y reinterpretadas

Ø Las autoridades religiosas son sectarias por naturaleza y utilizan símbolos, ceremonias y credos establecidos

Ø Existe verdad en algunas de las enseñanzas expuestas por cada religión, pero no representa Toda la Verdad

Ø La religión tradicional ha encapsulado la verdad de lo que se recuerda y la proyecta como un evangelio que es incompleto y erróneo en muchos sentidos

Ø Los que buscan la Verdad no la encontrará en la religión, sino que deben buscar en otra parte

Ø Los librepensadores independientes crecerán en conciencia y buscarán más allá del pensamiento religioso convencional

Ø ¿No debería ser la religión del ser humano el camino del Espíritu, en lugar de sectas que exponen diversos dogmas?

Ø Si Dios es espíritu puro, entonces el camino hacia Dios es a través del conocimiento y de la experiencia del espíritu

Ø La religión debería ser un modo de vida basado en las verdades espirituales descubiertas por cada individuo

Ø La religión del espíritu revela al ser humano su unidad con Dios, mientras que la religión tradicional enseña un Dios que está más allá, y por encima de sus hijos

Ø Muchos encuentran su religión en el Espíritu, descubren a Dios dentro de sí mismos, y manifiestan su presencia

Ø El descubrimiento de Dios dentro de uno mismo, y la decisión de manifestarlo, es lo que inicia la carrera del mortal ascendente

Ø Una religión adormece la mente de sus seguidores y limita su libertad de cuestionar y explorar mas allá del evangelio

Ø También mantiene a sus seguidores atrapados en paradigmas y prácticas que no producen crecimiento espiritual alguno

Ø Las palabras escritas de un papel llamado evangelio no pueden limitar a Dios en su infinitud sino la experiencia mística directa

Ø Una religión basada en el Espíritu no dicta ni decide lo que debe creer cada uno, porque que se nutre de revelaciones progresivas

Ø En el despertar de la ascensión se disolverán las barreras que han mantenido a mis hijos en la esclavitud desde hace mucho tiempo

Lunes 9 de abril de 2.012

Las religiones en vuestro mundo están fabricadas por el ser humano, y encuentran su premisa en interpretaciones antiguas, de los que vinieron antes como emisarios divinos para enseñar y revelar la palabra de Dios. Dios envió a muchos de los suyos para llevar la iluminación a través de la palabra hablada; sin embargo, rara vez se registraron con precisión las enseñanzas, y se han manipulado por los responsables de las traducciones y de la difusión. Las palabras son apenas reconocibles para los que las dieron en un principio. Siempre fue la palabra dada como modo de inspirar comprensión, pero rara vez se les comprendió. Por lo tanto, Dios continúa enviando a sus mensajeros para repetir la Palabra y presentar nuevas verdades a través de diversas proyecciones, para que se pudiera alcanzar la comprensión del ser humano en la medida de captar la verdad.

De este modo, a lo largo de las eras, los seres humanos de autoridad se encargaron de extraer las doctrinas de lo que se enseñó, y se convirtieron en enseñanzas para ser seguidas religiosamente por aquellos que se convirtieron en seguidores. Por lo tanto, las religiones se han convertido en manifestaciones de creencias y doctrinas cristalizadas en los registros, que no llevan pensamientos originales, ni palabras naturales, sino versiones condensadas y reinterpretadas.

Las religiones fabricadas por el ser humano se basan en la tradición, y encuentran su credibilidad en los que se mantienen a sí mismos como autoridad, para las creencias y enseñanzas expuestas por la religión.

Son sectarios por naturaleza y apelan a la mente de los seres humanos mediante el uso de símbolos, ceremonias y credos establecidos.

Los que comulgan con religiones de tradición, encuentran seguridad en el sistema de creencias elegido, que proporciona directrices para vivir. La religión juega un papel crucial de apoyo en la vida de estos seres, cuya experiencia en forma mortal se basa en creencias anticuadas y doctrinas enseñadas. Ello se ha convertido en una red de seguridad, para muchos que las aceptan como verdad, de todo corazón, sin ningún tipo de contribución ni de experiencia personal de lo que tienden a seguir.

Existe verdad en algunas de las enseñanzas expuestas por cada religión, e incluso se puede encontrar un terreno común entre ellas; sin embargo, no representan Toda la Verdad. Dios habló a menudo de la buena disposición de la mente de los receptores. A medida que se envió mensajero tras mensajero, se revelaron verdades más grandes, según la receptividad del ser humano, y según su capacidad de comprender, y lo que se enseñó antes, se proyectó de un modo nuevo y revelador.

La realidad es que la religión tradicional ha encapsulado la verdad de lo que se recuerda, y la proyecta como un evangelio. Yo les digo que, tal y como se da, el evangelio es incompleto y erróneo en muchos sentidos. Los que buscan la Verdad sinceramente no la encontrará en los ámbitos de la religión tradicional, sino que debe buscarla en otra parte. La comprensión de la religión por el ser humano se ha convertido en algo heredado, ya que asiente a todo lo que se coloca delante de él como si fuera una concesión de la verdad.

Los nacidos en familias religiosas están condicionados por los preceptos de esa religión en particular, sin una elección personal.

Sin embargo, los librepensadores independientes crecen en conciencia, y son guiados a buscar más allá de la corriente principal del pensamiento religioso convencional para encontrar su verdad.

¿Qué es la religión realmente? Vuestra religión debería ser un modo de vida. Por lo tanto la religión debería ser una forma de vida o de vivir. ¿Dónde existe la Vida? ¿No es en el Espíritu, que es eterno? Si la religión es un modo de vida, y sólo existe la vida en el Espíritu, entonces, ¿no debería ser la religión del ser humano el camino del Espíritu, en lugar de una proliferación de sectas que exponen diversos dogmas sin conocimiento de la Verdad del Espíritu?

Si el ser humano va a encontrar a Dios a través de "una religión" y Dios es espíritu puro, entonces seguramente el camino hacia Dios es a través del conocimiento y de la experiencia del espíritu. La religión debería ser un modo de vida basado en las verdades espirituales descubiertas por cada individuo en su viaje terrenal. Las revelaciones del espíritu a través de la experiencia temporal, permiten al ser humano descubrir y conocer la presencia de Dios dentro de uno mismo, y sentir la presencia divina en su interior, como parte de él mismo. La religión del espíritu revela al ser humano su unidad con Dios, mientras que la religión tradicional enseña un Dios que está más allá y por encima de sus hijos.

Desde hace algún tiempo ha estado emergiendo una nueva religión, y muchos han encontrado su religión en el espíritu y, al hacerlo, han descubierto a Dios dentro de sí mismos, y muchos deciden ejercer su libre albedrío para manifestar la presencia de Dios a través de su viaje terrenal.

El descubrimiento del Dios interno, y la decisión de manifestarlo, es lo que inicia la carrera del mortal ascendente. El espíritu del Dios interno inspira al ser humano a una mayor comprensión, y da una idea de las realidades de la vida y de los caminos del Espíritu. Entonces, el ser humano es capaz de expresar los caminos de Dios en su vida como frutos del espíritu, y se convierten en los valores que moldean su vida. Él llegará a conocer y crecer en su dignidad moral, a medida que abraza a la luz de Dios dentro de sí mismo, y se siente atraído por todo lo que ofrece la luz, en lugar de estar motivado por la culpa y el miedo para mantener los valores de Dios.

La religión del espíritu es reveladora en su carácter. Uno de sus mayores revelaciones es la existencia del amor de Dios en el alma inmortal del ser humano. El ser humano llegará a conocer el amor de Dios, y conocerá el amor como Dios, y a Dios como amor; y al final conocerá a Dios como a sí mismo, y a sí mismo como amor. En su búsqueda de la verdad, descubrirá que el amor es todo lo que hay, y que Dios, siendo amor, significa que Dios es todo lo que hay, y en ese conocimiento fluirá la conciencia de que el ser humano y Dios son uno.

A pesar de lo que perciben los sentidos del ser humano, descubrirá que no hay separación. A medida que comience a conocer a Dios, y sienta su presencia dentro de sí mismo, conocerá con el tiempo la totalidad del amor, y desarrollará la capacidad de manifestar el amor de Dios.

La religión heredada o tradicional puede enseñar sobre el amor, e incluso proporcionar instrucciones sobre cómo debería amar el ser humano, pero esto no será más que una comprensión intelectual basada en la conciencia mental, más que en la conciencia espiritual. Para conocer, comprender, experimentar, tener, mantener, retener, vivir y expresar el amor, ustedes deben sentirse unificados con el amor de Dios que mora dentro. Este desarrollo o revelación sólo se puede producir a través de las experiencias que tienen ustedes en vuestro viaje terrenal.

Por lo tanto la verdadera religión no se puede enseñar sino que se debe descubrir a través de la experiencia mortal, combinada con la motivación de buscar la verdad. Sólo entonces, el ser humano llegará a recordar quién es, ya que esta toma de conciencia debe surgir desde dentro, para que pueda estar unida a la experiencia, conozca la verdad revelada y permanezca impasible ante lo que otros le digan que es la verdad, aunque no lo sea así.

El ser humano ha tomado este viaje mortal para tener una experiencia a través de la cual él se descubra a sí mismo, y al hacerlo experimente una liberación de su fe. Esta fe será la cuerda que lo llevará a la cima de sí mismo, si es capaz de retenerla. Cuando se descubre la fe, a través de la experiencia, se convierte en el accesorio inevitable que facilita el logro. Lo que el ser humano empieza a conocer, a través de la revelación espiritual, debe estar anclado en su fe para que no se tambalee, cuando las exigencias de la vida amenacen la base de su conocimiento.

La religión del espíritu funciona siempre a través del descubrimiento interno, y esto perpetúa un sentimiento de certeza, y permite esa sensación de seguridad de que dentro está todo lo que uno busca.

Las religiones de vuestros tiempos están obsoletas y estáticas en muchos sentidos. Impiden que pase el aire fresco a través de la mente de sus seguidores y que se pueda disfrutar de descubrimientos reales y de revelaciones del espíritu. Adormecen la mente de sus seguidores y limitan su libertad de cuestionar y explorar mas allá del ‘evangelio’

proyectado. Se aferran a lo que se ha reescrito de generación en generación, como supuesta verdad. Buscan convertir y dominar a través de la autoridad, en lugar de liberar. Mantienen a sus seguidores atrapados en paradigmas y prácticas que no producen crecimiento espiritual. Producen diferencias entre sectas y la ‘superioridad’ de las creencias o doctrinas de una persona sobre la otra. Aunque las religiones enseñen amor y tolerancia, están marcadas sin embargo por la división y la desunión.

Las religiones tratan con lo finito, es decir, con lo que está registrado como ‘evangelio’ desde la primera hasta la última página de un libro, sin reconocer que las palabras en un papel no pueden limitar a Dios en su infinitud, y que no se puede experimentar a través de la palabra escrita. La existencia de Dios, la bondad de Dios, la realidad de Dios, no se puede derivar de lo que alguien les diga a ustedes, ni de lo que esté registrado. Se tiene que descubrir a través de múltiples experiencias vibrantes mortales. De hecho, el ser humano debe comprender intelectualmente los procesos de Dios y la ciencia de la creación, pero, para conocer a Dios en espíritu, el ser humano debe experimentarlo desde dentro. El ser humano no puede experimentar a Dios a través de sus sentidos externos, sino a través de sus facultades internas que producen el conocimiento.

La religión del espíritu ofrece libertad, la capacidad de retener la soberanía de uno, el control sobre la propia vida, el impulso de buscar la verdad de Dios y de sí mismo, el éxtasis al descubrir la profundidad, y la amplitud o el conocimiento del Espíritu.

Una religión basada en el espíritu unificará el corazón de los seres humanos a través del amor de Dios, y proporcionará el conocimiento de que Dios está individualizado dentro de cada uno, y que por lo tanto, cada uno tiene idéntica presencia de Dios en su interior. No dicta ni decide lo que debe creer cada uno porque que se nutre de revelaciones progresivas. Permite visiones experimentales, mientras que lleva a una comprensión compartida o común de la unidad y hermandad de todo, del destino único del mortal ascendente, de la realidad de la voluntad del Uno, así como una determinación para acceder a esa voluntad y la realización de sí mismo a través del servicio.

En el despertar de la ascensión se disolverán las barreras que han mantenido a mis hijos en la esclavitud desde hace mucho tiempo, porque la presencia espiritual de cada uno encontrará su resurrección en la verdad a través de este proceso.

Bienvenidos a casa, Mis pequeños, porque se despertará el espíritu de la verdad dentro de cada uno de ustedes, y en esto encontrarán ustedes su nueva religión.

Hazel

www.pathtofreedomistruth.com

http://abundanthope.net/pages/hazel/THE-NEW-RELIGION.shtml

http://abundanthope.net/pages/Spanish_50/LA-NUEVA-RELIGION.shtml

(Traducido por Liu Suria)

de Esperanza Abundante:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...