11 de marzo de 2015

ENTIDADES DE LAS SOMBRAS

¿Sombras, espectros, ilusiones, demonios u otra cosa?

Son sombras, generalmente con silueta humana (usualmente masculina), y la oscuridad de la que están hechas es tan densa y negra, que incluso en una habitación completamente oscura sería posible percibir una de estas sombras, capaces de enturbiar el ambiente, de bajar la temperatura inexplicablemente, de hacer que se nos ponga la carne de gallina y, según se dice, de alimentarse de nuestros miedos, rencores y demás emociones negativas. A veces también aparecen como extrañas columnas o inusuales formaciones de humo negro, desplazándose como si tuvieran vida propia y, muy frecuentemente, desapareciendo cuando intentamos verlas de frente, pues lo común es que aparezcan en "el rabillo del ojo", en la periferia de nuestro campo visual.

La llamada "gente de las sombras" se ha popularizado mucho en el folclore moderno y en el ámbito de lo paranormal, donde los reportes sobre estos seres han aumentado mucho en las últimas décadas, quizá en parte a la sugestión debida a la difusión, a través en gran medida del internet, de la creencia en ellos, acompañada de leyendas como la famosísima de Slenderman; o quizá, desde una perspectiva creyente de las teorías ocultistas, al hecho de que estos entes, al alimentarse del miedo, han aumentado sus manifestaciones puesto que, al haber más personas creyendo en ellos, hay más personas temiéndoles...

Como ya se dijo anteriormente, estas sombras suelen tener siluetas humanas, y las hay, aunque no son tan frecuentes, en forma femenina e infantil. Nunca se les distingue facciones, ojos o parte alguna, aunque la popularización del fenómeno ha dado lugar al rumor de que algunas tienen ojos rojos, y también se han oído casos de sombras con sombreros u otras prendas de vestir... En todo caso, la opinión mayoritaria de los parapsicólogos es que no se trata de fantasmas, en el sentido de seres incorpóreos dotados de conciencia y voluntad y correspondientes a lo que alguna vez fue una persona viva.

Características

Las sombras, además de lo ya dicho, son semi-translúcidas por lo general, aunque existen algunas tan densas que la luz no las atraviesa; y es que, como puede deducirse, no constituyen la mera ausencia de luz que figura en la Física.

En cuanto a su tamaño, éste generalmente está entre los 1,90 y los 2,30 metros de estatura, aunque una clara excepción la constituyen las sombras de niños.
Por último, se sabe que las sombras habitan en casas donde vive gente llena de maldad y/o emociones negativas: hogares con maltrato familiar, residencias de asesinos y otros delincuentes, o casas de gente fuertemente deprimida. Esto se debe a que las sombras se alimentan de energía negativa, de modo que será posible hallarlas en sitios donde se practicó brujería o se efectuaron rituales satánicos, así como también en cementerios, cámaras de tortura, cárceles, manicomios, etcétera.

Alucinaciones, una teoría científica

La teoría más extendida es que las sombras serían alucinaciones, pudiendo éstas ser provocadas por el uso de determinadas sustancias, por condiciones psicológicas y/o fisiológicas, o por interacción con estímulos externos, siendo particularmente nombrados los casos en que ocurre una estimulación de la unión tempo-parietal izquierda, la cual causa la ilusión de una especie de persona-sombra.
En cuanto a las sombras percibidas con la visión periférica, se ha sugerido que la causa podría ser la pareidolia, una condición del cerebro en virtud de la cual éste interpreta las variaciones de luz y sombra como formas familiares, tales como las siluetas humanas... Esto explicaría por qué las sombras suelen verse más comúnmente en lugares con poca iluminación o cierto grado de complejidad óptica a nivel de los patrones de iluminación.

Más interesante aún y capaz de cubrir casos en que las sombras son vistas de frente, está la hipótesis de que ciertos sitios poseen condiciones electromagnéticas especiales y/o infrasonidos, siendo que ambas cosas podrían ser capaces de inducir alucinaciones. Esta hipótesis parecería haber sido probada con experimentos, aunque no alcanzaría a cubrir la totalidad de los reportes sobre gente de las sombras. Aquí cabe agregar que, en la misma línea de la susodicha explicación científica, existe una explicación paracientífica que habla de que ciertas personas poseen un electromagnetismo muy singular (comúnmente asociado a fenómenos psíquicos), mediante el cual inducirían alucinaciones en los cerebros de otras personas.

Por último tendríamos la variante de las alucinaciones hipnagógicas, entendiendo por "estado hipnagógico" aquel en el cual el sujeto está entre dormido y despierto, de modo que, a la vez que percibe la realidad objetiva, está en una especie de ensoñación, en virtud de la cual su cerebro superpone alucinaciones (visuales, auditivas, incluso táctiles...) a la realidad, creando así la ilusión perceptual de que esas alucinaciones forman parte de la realidad. Y lo dicho puede producirse en la parálisis de sueño, donde el cuerpo está adormecido pero la mente despierta, aunque también puede darse simplemente cuando alguien despierta súbitamente en medio de una fase REM.

Otras explicaciones

Concreciones de energía negativa

Según esta teoría, las sombras no serían fantasmas sino entidades creadas por la acumulación de energías negativas en el plano astral. Estas energías podrían ser causadas por emociones-sentimientos como el odio, la ira, el rencor, la envidia, o por estados como la depresión crónica, aunque también podrían originarse en pensamientos perversos o simplemente negativos. Quedándose en las generalidades, este planteamiento soluciona el origen de la conciencia-autonomía de la sombra, a partir del mero hecho de que las energías negativas de las que proviene son en última instancia energías psíquicas, por lo cual, a partir de esa naturaleza, pueden dar lugar a una condensación plasmada en el surgimiento de un núcleo psíquico de la sombra: su conciencia. En semejanza con otras explicaciones no científicas, aquí se afirma que las sombras se alimentan de energías negativas, y que por ello suelen habitar en lugares donde suceden o han sucedido cosas terribles: abusos, asesinatos, suicidios, etcétera.

Demonios

Simplemente esta teoría dice que las sombras son en realidad demonios, aunque evidentemente se trataría de demonios sin demasiado poder. Una variante del planteamiento, sugiere que el aspecto de sombra no es el aspecto natural de estos demonios, sino una apariencia pasajera que asumen para aterrorizar y atormentar a los humanos... Tratando de encontrar apoyo anecdótico, esta teoría intenta tomar fuerza con todos los numerosos casos de lugares en que se practicó el satanismo y la brujería y posteriormente aparecieron sombras allí.

Entidades residuales del proceso post-mortem

Dentro de las teorías no científicas, no existe mejor explicación que ésta, ya que cubre practicamente todos los casos de sombras. El planteamiento es así:

Durante el período intermedio entre una encarnación y otra, se da un proceso depurativo en el cual el Ego Superior (única parte que sobrevive de vida en vida) va, junto a la conciencia, transfiriéndose de un cuerpo sútil (el hombre tiene varios cuerpos sútiles, siete según la mayoría de teorías) a otro, yendo del menos sútil al más sútil, y dejando atrás cada cuerpo sutil que abandona en el curso de esas transferencias, hasta finalmente no quedar sino sólo (o con el cuerpo causal según ciertas propuestas) él, y la conciencia que volverá a encenderse cuando ocurra la nueva encarnación. Ahora bien, cuando el Ego Superior de alguien deja su cuerpo astral para ir al cuerpo mental, el cuerpo astral generalmente se desintegra, sin embargo eso a veces no ocurre en casos de personas que, o sencillamente han sido malas, o sin ser malas han tenido demasiado marcada la presencia de "bajas pasiones y tendencias" (alcoholismo, violencia, envidia excesiva, drogas, adicción al sexo, etcétera).

Entonces el cuerpo astral se encuentra demasiado vitalizado por esas energías negativas como para desintegrarse, a la vez que preserva suficiente energía psíquica como para tener cierto grado de conciencia y autonomía. Dicho cuerpo astral que no se desintegró, constituirá una especie de versión oscura del individuo, será, por así decirlo, su lado oscuro...su sombra. Fatídicamente, esa sombra también preservará una pequeña porción del cuerpo mental del individuo, y eso será suficiente para que pueda tener gran parte de sus recuerdos y pensamientos. Todo lo anterior explica por qué, en las sesiones de espíritismo, los espíritus que se manifiestan son usualmente sombras (el espiritismo casi siempre contacta con el plano astral, donde abundan las sombras), y por qué abundan tantas historias de personas que van a sus fallecidos como si éstos hubiesen sido sometidos a un proceso de deterioro moral y anímico... También explica el comportamiento perverso y agresivo de las sombras; ya que, como en esta teoría están constituidas de energías astrales (y mentales en cierta medida) negativas, intentarán nutrirse de miedos y esas cosas para no ir desintegrándose poco a poco, pues aquel es su destino final...

Fantasmas

En esta teoría las sombras aparecerían como la clase más peligrosa de fantasma según las tipologías más difundidas. Tal y como en otras teorías, serían seres que se alimentan de energías negativas (odios, pensamientos perversos, etcétera), por lo que suelen estar en sitios donde ocurren cosas nefastas, atacar a las personas mientras duermen para drenarles su energía, etcétera, además de que el pensar en ellas y temerles podría constituir una forma de invocarlas para que se alimenten de nuestro miedo y lo incrementen en un círculo vicioso que solo podremos parar tomando conciencia de que sucede y resolviéndonos a cortarlo.

Ya que la agonía y el sufrimiento pueden constituir alimento para las sombras, esta teoría señala que es relativamente común verlas en lugares donde hay alguien que va a morir y está sufriendo mucho en su último período de vida, marcado por la trágica conciencia de que pronto el fin vendrá.
Otros datos importantes sobre las sombras entendidas como fantasmas, son su capacidad para ser más perceptibles a los animales que otros tipos de espectros, su poder para bajar la temperatura del lugar y enturbiar el ambiente (volviéndolo inexplicablemente atemorizante y oprimente), y el hecho de que generalmente viajan en grupos; siendo que, cuando una sombra está sola, suele ser más poderosa de lo común y es siempre de la llamada clase de las "densas".

Finalmente, la teoría de las sombras como fantasmas las clasifica en tres niveles:
1) Manchas y esferas, con aspecto difuso y comportamiento parasitario no tan perceptible, ya que por parecer nubes negras no son tan notorias, y pueden así nutrirse con más facilidad de la energía que mana del aura de las personas,
2) Semidensas, con forma generalmente humanoide, cierta consistencia o densidad, presencia más intuible e intensa que las "manchas y esferas", y capacidad para infiltrarse en los sueños y causar pesadillas, además de poder suficiente como para deteriorar la salud física de las personas que victimizan,
3) Densas, con siluetas definidas y casi siempre humanas (cuando son siluetas animales, se puede pensar en demonios), con una presencia fuertísima que hasta se puede sentir estando fuera de las casas en que se meten, y con suficiente poder para causar pesadillas, deteriorar la salud física de las personas, e incluso inducir tendencias destructivas como el alcoholismo, la drogadicción, las perversiones sexuales o parafilias, y el satanismo, entre otras. Por último y más que los otros tipos de sombras, estas tienen marcada su predilección por un alimento determinado: el odio.

Viajeros interdimensionales

Esta descabellada teoría afirma que las sombras son un tipo de viajeros interdimensionales, que incidentalmente terminaron en nuestro planeta y dimensión tras caer en espacios de fusión interdimensional (agujeros negros, portales, etcétera...). Según este planteamiento, las sombras no son seres perversos sino seres que están confundidos, que no saben cómo desenvolverse en nuestro plano y que, a fin de aprender cómo, se dedican a espiarnos.

Cuerpos astrales de vivos

Este ingenioso planteamiento puede explicar algunos casos, pero no todos. Afirma que las sombras no son más que cuerpos astrales de personas vivas que se han desdoblado, que han tenido un viaje astral, generalmente consciente y con fines oscuros y de acoso y parasitismo energético, cosa esta que explicaría por qué las sombras atacan con tanta frecuencia a las personas cuando éstas duermen.

Ángeles de la muerte

Debido a que las sombras han sido frecuentemente vistas antes de que alguien muera y sobre todo cuando ese alguien sufre un período de agonía como antesala a su muerte, se ha planteado que las sombras son ángeles de la muerte, aunque eso es absurdo ya que los ángeles son seres benéficos, que jamás mostrarían los comportamientos que en tantas teorías se les atribuye a las sombras...

2 comentarios:

  1. Desde niña he visto seres o diversidad de entidades y ahora mayor he experimentado cercanías extremas, por eso estoy interesada en dilucidar sus diferencias, ya no les temo pero soy conciente de que hay una enorme variación y algunas se desarrollan y viven en nuestro plano pero en otra especie de vibración dimensional.

    ResponderEliminar
  2. Soy conciente de que somos enormemente poderosos y nuestra mente, alienada y manipulada, puede llevar a la realización unido a nuestro ser integral lo que deseemos, solo debemos quererlo y tener una intención concreta, me gustaría contactar personas que puedan ayudarme a entender la diferenciación entre entidades y seres haciendo viajes astrales que parecen sombras, son oscuras y con sentimientos y acciones negativas, al igual que otras que parece son protectoras desde nuestra niñez

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...